21 de noviembre de 2008
21.11.2008

La huelga de jueces que no fue

Fernando Jáuregui

21.11.2008 | 01:00

Al final, no habrá "movimiento 21 de noviembre" entre los jueces. Se ha impuesto, pienso, la sensatez y Sus Señorías han aparcado la tentación de hacer una huelga en apoyo de sus muchas (y muchas de esas, muy justas) reivindicaciones. Al margen de que la tal huelga hubiese o no sido legal -que a mí me parece que no, pero hay quien sostiene que existe jurisprudencia que demuestra lo contrario-, pienso que la sociedad española, irritada y hasta exasperada como a veces da la impresión de que está, no hubiese recibido bien un paro de jueces. No a estas alturas.
Otra cosa es que desde el Ministerio de Justicia, desde La Moncloa y desde la oposición hayan de meditar en una mejora de la situación secularmente mala de la Justicia en España. Hay muchos medios materiales que faltan y acaso hay potestades de los jueces que en ocasiones resultan excesivas, por un lado, y escasas, por otro (en este sentido, hay una reforma en marcha referente a los jueces de instrucción). Hay también decisiones excesivas del Consejo del Poder Judicial y otras inexplicablemente cortas.
Los propios jueces, y he tenido el placer de hablar con muchos últimamente, piensan que la situación que viven, gracias a algunos ejemplos "estelares", no debe continuar, porque se degrada la imagen de todos, que en conjunto son magníficos profesionales, básicamente vocacionales (desde luego, por el escasísimo dinero que ganan no están ahí, hay que admitirlo). Y, hasta donde se me alcanza, los jueces, mayoritariamente, respaldarían un pacto solemne y de alcance entre el gobierno y la oposición para que España tenga de una vez esa Justicia independiente, rápida y tecnificada que los españoles nos merecemos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine