Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IBI, ese escenario de la discordia

Un impuesto que cuando se sube, después nadie lo quiere bajar

Oficina del ORAL, donde se cobra el IBI. | // GONZALO NÚÑEZ

El grupo municipal del PP considera vital para dar el sí en la negociación de los presupuestos de Cangas para 2022 que el gobierno rebabje el tipo impositivo del Impuesto de Bienes Inmuelbes (IBI) del 0,55% al 0,50%. Se trata del tributo que más dinero deja a las arcas municipales y lleno de connotaciones históricas para Cangas.

El gobierno no dijo que no, pero se resiste a desprenderse de unos fondos que ayudan a sanear las arcas y a curar otros males económicos que son iguales en todas las administraciones muncipales. Pero el PP se olvida de su etapa de gobierno en 2011. Inisiste esta formación política, ahora que no gobierna, en bajar el tipo impositivo del IBI para dejar en evidencia al gobierno municipal.

Por eso nada mejor que recordar como empezó todo. El tipo impositivo del IBI en Cangas subió en 2012 del 0.4% al 0,5% (un 25%), obligado por el decreto de medidas urgentes aprobado por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2011. La recaudación se situó ese año en 2.105.724,36 euros, frente al padrón de 2011 que se situaba en 1.684.579,49 euros. En 2013, también obligado por el Gobierno de Mariano Rajoy, la subida fue de otro 25%, ya que Cangas llevaba sin una nueva ponencia de valores desde hacía más de 20 años. Después, en 2014, el bipartito PP-Nardo Faro subió el valor catastral del IBI en un 12% y lo hizo por la puerta de atrás. El argumento que ofrecía era que así se evitaba una nueva ponencia de valores que se reclamaba desde Madrid. Tras el alboroto popular ante tanta subida del IBI el gobierno de José Enrique Sotelo negoció en Catastro compensar esta última subida del 12% del IBI con una reducción del tipo impositivo, que estaba en 0,6% y pasó al 0.55%. Pero hubo más subidas, las que aplicaba el Gobierno de España a través de la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos del Estado, que hizo que los valores catastrales se incrementaran desde 1996 un 35%, porque todos los años se aplicaba el aumento del IPC. Después vino la famosa regularización catastral, también emprendida por el Gobierno de Rajoy, que volvió a incrementar la recaudación del IBI. El PP pudo renunciar a subir el 12% poniendo en marcha una nueva ponencia de valores. Ahora pide que el actual gobierno reduzca el tipo impositivo que su partido subió cuando estaba en el 0.4%. El PP sabe también que la recaudación del IBI es vital para las arcas. Lo saben todos. Pero todos dicen una cosa cuando están en la oposición y la contraria cuando gobiernan.

También es verdad que entre las aplauidas medidas electorales del partido que hoy gobierna estaba la reducción del tipo impositivo, contra el que clamó durante el mandato de José Enrique Sotelo. Y es cierto que cuando llegó al poder no hizo ni el primer amago para bajarlo. Estamos hablando del gobierno tripartito, formado por ACE, BNG y Avante!. Así que ahora le toca al PP hacer la jugada. Reitera una y otra vez la necesidad de rebajar el tipo impositivo y alega par aello lo mucho que se recauda. Por cierto, que ni el tripartito ni tampoco ahora ACE realizaron una modificación importante del Impuesto de Vehículos. Cangas es uno de los lugares de Galicia que más pagan por tener un coche.

Compartir el artículo

stats