Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello impide usar un local de noche a un colectivo de ocio alternativo al “botellón”

“Tempus Ludit” critica al gobierno de Cangas y encuentra apoyo en Moaña

Actividades de Tempus Ludit en un pabellón de Marín. | // FDV

“Hablan de buscar alternativas de ocio nocturno, pero niegan el uso de un local a quienes ofrecemos esa posibilidad”, señala Antón Iglesias, directivo de la asociación Tempus Ludit, que lleva meses solicitando al Concello de Cangas el local de la antigua Cámara Agraria para realizar actividades gratuitas de entretenimiento como juegos de mesa, y recibiendo tantos silencios y negativas como solicitudes presentadas, con el argumento de que las instalaciones municipales no pueden utilizarse a partir de las diez de la noche. Iglesias argumenta que ese pretexto no es cierto, porque los pabellones deportivos sí están disponibles a deshora, al igual que otras instalaciones públicas, y achaca el problema a la incapacidad de los gobernantes y a la aplicación de políticas impropias de formaciones de izquierdas, que perjudican a los colectivos sociales.

Tempus Ludit desarrollaba su actividad en el local municipal frente a la gasolinera de la Avenida de Bueu hasta que comenzó la pandemia de COVID-19 y las restricciones de uso. Hace un año quisieron retomar la actividad y se lo pidieron a la alcaldesa en una reunión en Aldán, y Victoria Portas les comunicó que el Concello estaba “reorganizando” el reparto de locales para dar cobertura a todos. Ante la tardanza en resolverlo, volvieron a reclamarlo verbalmente y por escrito, pero llegan a la conclusión de que cualquier asunto que dependa de la concejalía de Adrián Pena, que tiene asignadas, entre otras áreas, la de Participación Veciñal, “se esfuma al llegar a su despacho”. La alternativa de recurrir a la alcaldesa para poder usar el local hasta las dos de la madrugada tampoco ha dado frutos, incluso tras eliminarse practicamente las restricciones de la Xunta por el coronavirus.

Los afectados quieren saber qué razones hay para negarles un local a partir de las 22 horas, que sí pueden disfrutar en Moaña, donde el departamento de Cultura, que dirige el edil Daniel Costa les permite utilizar uno para realizar actividades de ocio y sin limitación horaria.

Compartir el artículo

stats