Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un barco, casi en el epicentro del terremoto en el mar

La tripulación de un pesquero de Cangas que navegaba por fuera de Ons no sintió el movimiento sísmico que sí se notó en Cangas

Personal del Parque Nacional, ayer en la isla de Ons. | // FDV Fdv

La de ayer fue una jornada marcada por los movimientos sísmicos que empezaron en el Baixo Miño con un pequeño temblor con epicentro en Tomiño, de 1,9 de magnitud en la escala Richter y con otros cuatro en el Atlántico, frente a la costa de Ribeira, el mayor de ellos, a las 15:44 horas, de 4,6 de magnitud. Los otros fueron de 3,7; 2,5 y 1,9. Muchos vecinos de Cangas sintieron el temblor en sus casas, como también en Ons, que atribuyeron a unas obras en la isla. Sin embargo, la tripulación de un pesquero que faenaba por fuera del archipiélago, más cerca del epicentro, no percibió el terremoto.

Esperanza Veiga es vecina de Viñó, en la parroquia canguesa de O Hío. Entre las tres y las cuatro de la tarde se encontraba en su casa con su hija, que estudiaba en una de las habitaciones. Asegura que notó el primer terremoto, registrado en el Instituto Geográfico Nacional, a las 15:44:07 y el siguiente registrado a las 15:58:10. Lo primero que hizo, asegura fue ver por la ventana por si había pasado una máquina pesada, porque lo que sintió fue eso “como si pasara una gran excavadora de cadena”.

Esperanza Veiga, en su casa de Viñó, en O Hío. Fdv

Añade que, en la habitación de su hija, en donde estaba estudiando, se notó vibrar la estantería detrás de la puerta. El segundo terremoto fue “como un zumbido y vibró toda la casa”.

Tripulante del pesquero de Cangas, ayer, por fuera de la isla de Ons. Fdv.

Como presidenta de la Asociación vecinal de Viñó, asegura que habló con otros residentes y confirma que el temblor de tierra se notó también en Nerga, Pinténs y también en la parroquia de Coiro, además de en Cimadevila, en la de Darbo.

Quien no sintió el terremoto fue la tripulación de un pesquero de Cangas que por la tarde faenaba por fuera de la isla de Ons, más cerca del epicentro. Estaba al suroeste de Ons, a una distancia de unos 15 kilómetros y, pese a que el epicentro del terremoto estuvo en el mar, frente a Arousa, ellos no sintieron nada. El movimiento del barco en el mar y el ruido del motor no dejan sentir un temblor como en tierra, sobre todo dentro de las viviendas en donde en seguida las paredes tiemblan.

En la isla de Ons, en Bueu, la porción de tierra de Bueu más próxima a lo que fue el epicentro del terremoto, los temblores sí se notaron. Vigilantes del Parque nacional aseguran que notaron un temblor y ruido, aunque al principio creyeron que se podría tratar de la maquinaria pesada que se encuentra en la isla realizando obras en Casa Acuña y en la canalización subterránea del tendido eléctrico a la zona de Pereiró.

Sin embargo, al ver para la maquinaria confirmaron que estaba parada, por lo que ya sospecharon de un terremoto, después de los ocurridos estos últimos días en Covelo o en Mondariz. Señalan que si se estaba en movimiento no se apreciaba y que duró entre 4 y 5 segundos: “La sensación fue como si pasara una maquinaria pesada”. Ayer aseguraban que no se habían detectado daños ni desperfectos, sin constancia de grietas, como que tampoco se había notado nada en el mar.

El Instituto Geográfico Nacional, que ofrece la información sísmica, registró ayer hasta cinco temblores, el primero a las 03:34:40 con epicentro en Tomiño y de magnitud 1,9 en la escala Richter; y otros cuatro -los más importantes- en el Atlántico, frente a Arousa, a las 14:57:41, de magnitud 3,7; a las 15:44:07, con magnitud 4,6; a las 15:55:43, de 1,9 y a las 15:58:10, de 2,5 de magnitud

Compartir el artículo

stats