Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia roza los 700 contagios en O Morrazo e impide a centenares de familias reunirse en Navidad

Colas, ayer por la mañana, para acceder al centro de salud de Cangas. | GONZALO NÚÑEZ

O Morrazo encara las festividades de Nochebuena y Navidad con la pandemia de COVID-19 desbocada y los contagios marcando un récord histórico desde el inicio de la crisis sanitaria en la primavera de 2020. En total son 690 los vecinos que sufren en estos momentos el coronavirus. Esto, en la práctica, deja a miles de vecinos –entre infectados y sus contactos estrechos– pasando estas fechas tan señaladas en soledad y confinados a la espera de que una PCR negativa les permita volver a salir y reunirse con sus familiares y amigos. Si bien Bueu y Moaña vivieron la cara más dura de esta sexta ola, Cangas está tomando el relevo y ayer volvió a ser la villa que experimentó un mayor incremento de contagios diagnosticados. Para colmo, los sanitarios han determinado ya casos secuenciados de la variante ómicron en la comarca.

Esta situación sanitaria generó colas muy largas a las puertas del centro de salud, con usuarios quejándose de esperas de media hora y de que incluso les llegaron a cambiar citas que ya tenían fijadas para ayer. Durante toda la mañana solo cuatro médicos pasaron consulta en Cangas. Desde el ambulatorio cangués los profesionales reconocían que esta dotación estaba poco menos que colapsada y lo atribuyen a que tienen tres sanitarios de baja, que se suman al 70% de las citas presenciales y a una incidencia “desmadrada” de la pandemia. Los médicos piden a la población que no se confíen con un test de antígenos negativo y llaman a mantener las normas de distanciamiento y evitar las aglomeraciones y las fiestas concurridas.

Estos problemas se suman al malestar de los usuarios de Moaña que, tras el traslado de dos médicos de tarde a otras localidades, apenas tienen huecos para solicitar citas médicas. Muchos tienen problemas para tramitar sus bajas laborales tras contagiarse de COVID-19.

Solo en el último día el mapa del Sergas contabiliza 13 contagiados más en Cangas, llegando a los 278. Sin embargo, las alarmas saltan sobre todo por los positivos de los últimos 7 días, que ya suman 185, que son 21 más que ayer. La escalada del COVID en Cangas sitúa ya la incidencia acumulada en 1.047 positivos por cada 100.000 habitantes. Toda la comarca se sitúa ya en riesgo muy alto al superar la incidencia de 1.000 en los tres municipios.

Moaña sigue con la peor situación sanitaria y con cientos de familias que no se podrán reunir para cenar esta noche. Sin embargo, ayer el coronavirus dio una tregua y el número de casos activos cayó en 19, hasta situarse en los 263. En la última semana han sido diagnosticados 138 contagios entre los vecinos de Moaña y la incidencia acumulada de la villa se sitúa ya en 1.356 por cada 100.000 habitantes. En Bueu la cifra global de contagios bajó en dos casos, hasta situarse en 149, debido a los muchos vecinos que superaron la pandemia en los últimos días. Eso sí, no paran de diagnosticarse nuevos positivos, ocho más ayer situando en 77 la cifra de los que contrajeron el virus a lo largo de la última semana.

Si bien la inmensa mayoría de los contagiados de O Morrazo son asintomáticos o están pasando la enfermedad con síntomas leves, las medidas de confinamiento les impiden disfrutar con sus seres queridos en las fiestas más familiares del año.

Compartir el artículo

stats