Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Martiño abandona el confinamiento

Bueu recupera la procesión y Moaña, su carpa con degustación de pulpo y vino, aunque sin furanchos

Un momento de la procesión de San Martiño en Bueu, con el párroco José López (centro) y detrás el alcalde (BNG) y portavoz del PP, Elena Estévez. Santos Álvarez

La normalidad regresa con paso lento pero seguro a O Morrazo. Poco a poco se van retomando los eventos y las romerías tradicionales son seguramente los más demandados por buena parte de los vecinos. Ayer, tanto Moaña como, sobre todo, Bueu, retomaron las celebraciones en honor a San Martiño, que el año pasado no se pudieron celebrar.

Misa, en Moaña, ante la imagen de San Martiño. | // SANTOS ÁLVAREZ

En el caso moañés todavía no se celebran verbenas y, como consecuencia, no se autorizó la apertura de los furanchos tradicionales de venta de vino de casa, el sello distintivo de las fiestas patronales del núcleo histórico de Moaña. Sin embargo, la música volvió a sonar en una carpa instalada por el Concello. Actuó el grupo O Comboio Novo hasta bien entrada la noche.

Exposición de fotos antiguas en el atrio de Bueu. Santos Álvarez

Durante la mañana, fue la Banda de Música Airiños do Morrazo la que dio la bienvenida a todos aquellos que quisieron asistir a la misa solemne. Poco a poco, anunciado por un la tirada de fuegos, se fueron acercando vecinos a la parroquia original de Moaña, aunque todavía lejos de las muchedumbres que acostumbraba a mover este día antes de que el COVID-19 cambiase la vida de todos. Además, por segundo año tampoco se celebró la tradicional procesión hasta el cruceiro del núcleo histórico de Moaña como medida sanitaria.

Pulpeiro en la carpa en San Martiño de Moaña durante la mañana. | // S.A.

En la carpa se instaló una barra con un pulpeiro y las mesas se llenaron tras la ceremonia religiosa para escuchar de nuevo a la banda de música en la sesión vermú. Los músicos de Airiños do Morrazo volvieron a actuar a media tarde.

Integrantes del grupo “Xoán Curiel-A Casa do Terror”, ayer en Bueu. | // S.Á. Santos Álvarez

Las Festas de San Martiño de Moaña, que habían comenzado el miércoles con una charla sobre la historia local de Manuel Uxío García Barreiro y Xosé Carlos Villaverde, viven hoy su última jornada, con una misa solemne al mediodía en honor a la Virxe do Carme a las 12.00 horas. Al igual que ayer, también habrá sesión vermú con música y un magosto, en al atrio, a partir de las 18.00 horas. La noche estará marcada por la actuación del grupo Ámbar. Mañana solo se celebrará una misa funeral por todos los difuntos que colaboraron con estas fiestas a lo largo de los años.

Un grupo de amigos disfrutando de la sesión vermú en Moaña. | // S.A.

En Bueu, los bajos contagios del coronavirus han permitido al Concello organizar un San Martiño con un programa más amplio de actos, en el que se ha recuperado la exposición de fotos antiguas, que organiza la Asociación Cultural Santos Reis, en esta ocasión con 60 imágenes de la historia local, en lugar de las 30 habituales, uniendo dos años en uno, por la exposición que no se pudo celebrar en 2020. También volvió, tras la misa solemne de mediodía en la iglesia parroquial oficiada por el párroco José López “Josecho” con la compañía del sacerdote de Cangas Eduardo Mallo; y el párroco de Marín, David Mohedano; la procesión de San Martiño y de San Roque, con la presencia de la cruz de Lampedusa que el miércoles llegó a Bueu en esa peregrinación, desde que fue bendecida por el Para Francisco, y que se ha convertido en un emblema para acercar el drama de la inmigración en el Mediterráneo. Fue construida por el carpinterio Franceso Tuccio con los restos de una barcaza que se hundió en 2013 cerca de Lampedusa en cuyo naufragio murieron más de 350 personas.

Asistentes al concierto en As Lagoas, en Bueu. | // S.A. C. González/Fran G. Sas

Al sentimiento que generaron las fotos antiguas, la cruz y volver a ver a los santos patrones de Bueu de nuevo en procesión -en el acto participaron el alcalde de Bueu, Félix Juncal, y miembros de la corporación; se unió también el sentimiento de vivir la fiesta.Por la tarde se celebró un concierto, y muy concurrido de niños y familias, de Xoán Curiel-A Casa do Terror, en el mismo escenario de la carpa de los Xardíns Urbano Lugrís-As Lagoas, en donde por la noche estaba prevista que volviera la verbena con “Los Players”. Hoy hay de 17:00 a 19:00 horas hinchables y juegos tradicionales en la carpa de As Lagoas y a las 20:00, verbena con "Distrito 7".

Mañana sábado hay una ruta a las 10:00, para dibujar fuentes y lavaderos de San Martiño, que sale del Concello; de 12:00 a 13:30 hay hinchables en As Lagoas; a las 17:00 magosto; a las 21:00 teatro “O grocho” en el Centro Social do Mar y a las 22:00 concierto de Rebelióm do Inframundo.

Compartir el artículo

stats