Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Marta Fernández Cordeiro | Titular de la nueva farmacia abierta en Moaña

“No creo que, por el momento, podamos dejar atrás las mascarillas”

La farmacéutica de O Hío abre en Meira la octava “botica” del municipio moañés

Marta Fernández Cordeiro (Izda.) con la farmacéutica adjunta en su “botica” Andrea Leites.   | // GONZALO NÚÑEZ

Marta Fernández Cordeiro (Izda.) con la farmacéutica adjunta en su “botica” Andrea Leites. | // GONZALO NÚÑEZ

Natural de Vilariño, en O Hío (Cangas), Marta Fernández Cordeiro estudió Farmacia en la Universidad de Santiago de Compostela y posteriormente, gracias a su exjefe José Antonio Fornos Pérez, realizó el diploma DEA de postgrado en la Universidad de Vigo con el título “Análisis de la utilización de medicamentos por pacientes diabéticos en la provincia de Pontevedra”. En los últimos años, cursó los másteres en Dermofarmacia y Formulación Cosmética, en Nutrición, Obesidad y Técnicas Culinarias; y Experto universitario en Ortopedia, todos ellos en la Universidad Internacional de la Rioja; y más recientemente el Máster en Atención Farmacéutica en Dermatología en la Farmacia Comunitaria, en la Universidad CEU Cardenal Herrera, en donde colabora como docente. También es miembro del Grupo Berbés de Investigación y Docencia del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Pontevedra. Optó al último concurso de la Xunta para la apertura de nuevas farmacias en Galicia, y consiguió plaza en Moaña abriendo la “botica” número ocho de este municipio, en la parroquia de Santa Eulalia de Meira.

–¿Es su primera farmacia como titular?

–Sí, es mi primera farmacia. Comencé trabajando como farmacéutica adjunta en la farmacia de Amparo Salgueiro en Panxón y después regresé a Cangas a la farmacia de José Antonio Fornos Pérez donde había realizado las prácticas tuteladas y en la que trabajé desde el 2005 hasta abril del 2021.

–¿Por qué se decidió a optar al concurso?

–Lo consideré una oportunidad, un reto personal. De hecho, no esperaba en ningún momento poder optar a ninguna plaza, y fue una verdadera sorpresa verme de número 13 en la lista de adjudicatarios.

–¿Es buena plaza Moaña?

–Supongo que todas las plazas son buenas, yo me quedé con la de Meira por la cercanía, y por la gente.

–¿Qué destacaría de su profesión?

–El trato cercano y la ayuda que le podemos proporcionar a los pacientes que se ve recompensado con el cariño, ya que aprecian nuestro trabajo y que somos profesionales sanitarios.

–Hace años, una farmacia era un negocio seguro. Incluso se pagaban cantidades astronómicas por los traspasos ¿siguen siendo rentables y se siguen pagando esas cantidades en el mercado de traspasos?

–La farmacia es un establecimiento sanitario privado de servicio público bastante estable, por lo que al ser un trabajo estable suele ser muy interesante.

–Con toda la pandemia, la farmacia ha sido más indispensable todavía en nuestras vidas. Usted ha abierto en plena ola de COVID-19. ¿Qué valoración hace?

–Ya tenía experiencia, no aprecié ningún cambio, piense que realmente el año pasado en el inicio de la pandemia cuando estuvimos en primera línea hicimos todo lo posible por nuestros pacientes, evitamos que se quedasen sin medicación, le dimos apoyo y ánimo.

–¿Proceden las mascarillas, en su mayoría, de China o España ya es país productor?

–España ya es productor, e intentamos surtirnos con producto nacional.

– ¿Cree que nos podremos olvidar algún día de la mascarilla?

–Por el momento no, y para poder dejar atrás las mascarillas deberemos cumplir las directrices sanitarias.

Compartir el artículo

stats