Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas, fin a la segunda dosis

Un hombre, recibiendo la segunda dosis de la vacuna.   | // GONZALO NÚÑEZ

Un hombre, recibiendo la segunda dosis de la vacuna. | // GONZALO NÚÑEZ

Estaba previsto que ayer fuera el final de la vacunación para mayores de 80 años en Cangas. Era el día fijado para inyectar la segunda dosis, pero esta etapa, al final, no terminará hasta el lunes. Ayer, en el Centro de Salud de Cangas las enfermeras pusieron la segunda dosis a 140 personas de la mencionada franja de edad.

Atasco de tráfico en las inmediaciones del centro de salud. | // G.N.

Había emoción en los que acudían a poner la segunda dosis. La mayoría de ellos no habían sufrido ningún tipo de efectos secundarios con la primera. “Moi ben, eu non tiven nada”, era la frase repetida de ellas y de ellos. Con una marcialidad que recuerda la vacunación en un cuartel militar en épocas de la mili, los mayores aguantaban en la fila, fuera del centro y dentro. Ya conocían perfectamente el ritual y eso aceleró más el proceso de vacunación. Lo más, acudían acompañados por familiares que los ayudaba a bajar del coche para después ir a estacionar, cosa complicada en el día de ayer.

Este acompañamiento de familiares a los vacunados, ayudado por la incertidumbre de un tiempo que amenazaba constantemente lluvia provocó atascos en la calle Antonio Soage. La Policía Local estaba en los controles de autobuses escolares y camiones, y no había reparado en la necesidad de su presencia para desatascar el tráfico en esa zona estrecha y llena de cuestas.

Con los vacunados con los que pudimos hablar ninguno había tenido reacciones adversas y comentaban con alegría el alivio que suponía esta segunda dosis, aunque tenían bien claro que no había que bajar la guardia y seguir utilizando la mascarilla (hubo uno que entró en un local público pensando que ya no la necesitaba). Para ellos, esta segunda dosis (tendrán que esperar 7 días para estar inmunizados) les supone poder estar con sus hijos y sus nietos sin riesgo. Ya no tendrán que saludarlos desde la escalera, desde el portal o desde la ventana.

Así que el lunes se terminará por fin la vacunación para los mayores de 80 años en Cangas. Alrededor de un centenar quedan pendientes de la segunda dosis. Y también se comenzará la vacunación en domicilios para las personas que en esta franja de edad se encuentran inmovilizados.

La mitad de la UAD, sin vacunar

Ayer también supimos que la mitad de los trabajadores de la Unidad Asistencial a Drogodependientes de Cangas estaban sin vacunar. Así lo pusieron de manifiesto en un escrito los directores de las UAD de toda Galicia, que lamentaban que la Consellería de Sanidade y el Servicio Galego de Saúde no les considerara personal de riesgo, pese a su contacto diario con pacientes.

La dirección de los centros asistenciales de la RE de Tratamiento de Conductas Aditivas de Galicia manifiestan su preocupación por la progresiva marginación con la que el gobierno gallego trata a este tipo de dispositivos sanitarios donde se atienden anualmente a más de 13.000 personas con adiciones, en su mayoría usuarias de drogas.

En la actualidad, solo el 33% del personal de estos centros ha completado el proceso de vacunación, mientras el 37% ha recibido una sola dosis de la vacuna de Astra Zeneca y el 30% restante permanece sin iniciar su vacunación. Asegura este colectivo que “esta situación supone, además, de un agravio comparativo con otros centros sanitarios, una innecesaria prolongación del riesgo de contagio para este colectivo de profesionales que no ha interrumpido su labor asistencial en ningún momento durante la pandemia y de sus pacientes que, en muchas ocasiones, presentan otras patologías de riesgo o deterioro inmunitario que les hace más vulnerables. La disconformidad con la gestión del proceso de vacunación en los centros de adicciones se suma a un malestar más generalizado por el grado de desatención y deterioro al que la administración sanitaria gallega lleva sometiendo, especialmente en los últimos 10 años, a esta estructura asistencial altamente especializada que, desde su creación, ha prestado un servicio irreemplazable a más de 70.000 familias gallegas. Un claro exponente de este trato discriminatorio lo encontramos en la minimización del problema de las adicciones y en la invisibilización de la Red Asistencial de Trastornos Adictivos en el denominado Plan de Salud Mental de Galicia poscovid-19. Además, debemos recordar que la actual administración sanitaria mantiene paralizado desde 2009 el proyecto de integración de esa red asistencial, obligando a ayuntamientos y ONG a mantener la gestión de unos recursos sanitarios que son de competencia exclusiva del Servicio Galego de Saúde. En estas circunstancias, los profesionales reivindican la urgente necesidad de elaborar un plan de atención a los trastornos aditivos, dentro del ámbito de la asistencia especializada y enmarcado en las estrategias de salud mental que solucione de una vez por todas la normalización de la asistencia sanitaria a esta compleja patología”, manifesta el comunicado.

Una vista de la plaza de abastos de Bueu. Gonzalo Núñez

Un positivo en la plaza de Bueu y Cangas supera el umbral de los 40 contagios

El número de positivos por COVID en Bueu asciende a un total de seis, todos diagnosticadas durante esta semana. Uno de los casos se corresponde con una persona que trabaja en la plaza de abastos, aunque el origen del contagio es externo y podría estar vinculado con un barco del litoral. La persona afectada está confinada y las que trabajan a su alrededor también iniciaron un confinamiento preventivo. “Estamos en contacto con el centro de salud y la EOXI. Estamos atentos a la evolución y si se llegase a los tres positivos estaríamos ante un brote, por lo que se iniciaría un cribado”, explica el alcalde, Félix Juncal. Las fuentes consultadas explican que dentro de los casos diagnosticados en Bueu hay dos que son vecinos que trabajan en la misma empresa y otros dos que en principio no tienen relación. En Cangas el número de contagios sigue subiendo. Según el mapa del Sergas son 39, de ellos 17 en la última semana. No obstante, los datos de la EOXI apuntan que hay 42, lo que significa una incidencia de 147. En Moaña los positivos están por debajo de la veintena y la incidencia acumulada es de 88. En lo que respecta a colegios e institutos, hay un total de nueve casos. En Cangas son seis, repartidos en cuatro centros, y en Moaña tres, entre dos centros.

La hostelería empieza a controlar la calidad del aire en su interior

Un hostelero de Moaña muestra su medidor de C02. Gonzalo Núñez

Los locales de hostelería de O Morrazo empezaron a cumplir ayer con la obligación de contar en su interior con medidores de CO2. Estos aparatos, impuestos por la Xunta entre las últimas medidas de restricciones contra el coronavirus, actúan con una alerta cuando hay nivel crítico de CO2 en el ambiente y son de mucha ayuda a los responsables de los locales para determinar cuándo un establecimiento que sirve comidas necesita ventilación. Lo cierto es que muchos locales de hostelería ya están trabajando con las puertas abiertas, lo que permite que circule el aire del exterior y se renueve el ambiente, pero estos medidores pueden ser muy útiles en los establecimientos con poca ventilación natural.

Compartir el artículo

stats