Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu colocará semáforos entre Carballeira y Pazos Fontenla para mejorar la seguridad

El cruce entre las calles Pazos Fontenla y Johán Carballeira, a la altura de As Lagoas. | // G.NÚÑEZ

Aumentar la seguridad vial y mejorar el tráfico en un punto donde suelen producirse embotellamientos y atascos, especialmente en los meses de verano. Este es el objetivo de uno de los proyectos que desde Bueu avanzan que presentarán en las próximas fechas a la Diputación de Pontevedra para la convocatoria del Plan Concellos 2021. Se trata de la colocación de una red semafórica para regular la circulación en el cruce entre las calles Pazos Fontenla y Johán Carballeira, con cuatro intersecciones en pleno centro urbano. La propuesta cuenta con el aval de la Axencia Galega de Infraestruturas (AXI), que se encargó de la redacción de un anteproyecto puesto que la calle Pazos Fontenla y la carretera PO-315 son de titularidad autonómica.

La propuesta técnica está ya elaborada, cuenta con un coste de 115.000 euros y un plazo de ejecución de mes y medio. En este presupuesto no se incluye únicamente la dotación de la red semafórica, sino que se recoge a mayores un nuevo asfaltado para la calle Johan Carballeira, en el tramo comprendido entre Pazos Fontenla y la entrada al puerto.

Las sucesivas obras realizadas en el entorno, así como la colocación de colectores para mejorar la evacuación y alivio de aguas procedentes del río Bispo implicaron la apertura de zanjas que han afectado al estado general de la calle. “Es una zona de terrenos blandos, que se deteriora con este tipo de obras, por lo que se saneará y se pavimentará de nuevo”, explican desde el gobierno local. La previsión pasa también por volver a construir los pasos de cebra elevados o “lombos” , que sirven para “calmar” el tráfico.

La intersección entre Johán Carballeira y Pazos Fontenla se ha convertido en uno de los puntos negros en la circulación por el centro de Bueu, sobre todo tras la conclusión de las urbanizaciones de Massó y As Lagoas. En este punto confluyen hasta cuatro direcciones y es una de las salidas naturales del tráfico que procede de la Avenida Montero Ríos. “La situación es especialmente grave en el verano, sobre todo por la afluencia de visitantes y turistas, lo que provoca que se colapse el tráfico”, admiten desde la Alcaldía.

La propuesta técnica incluye una regulación por medio de semáforos y desde el Concello se tramitó hace meses una consulta con la AXI, que finalmente presentó un anteproyecto que se ha tomado como base para redactar el proyecto definitivo. Pese a ello será necesario tramitar igualmente la correspondiente autorización ante el departamento autonómico, que depende de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade. “El objetivo es conseguir un sistema que nos permita mejorar la seguridad vial en la zona, que garantice que los coches puedan salir del cruce con total seguridad, y ayudar que a que la circulación sea más fluida”, insisten desde el ejecutivo local.

En este punto confluyen los accesos o salidas hacia la urbanización de As Lagoas y hacia la piscina municipal, así como hacia el puerto de la localidad. Además la calle Pazos Fontenla es una de las que soporta mayor intensidad de tráfico en el centro urbano puesto que conecta con la PO-551 y la parroquia de Beluso.

Un total de 587.000 para el plan de inversiones

La Diputación trasladó ayer al Concello de Bueu la cuantía definitiva que le corresponde en el marco del Plan Concellos 2021, que asciende a 827.181 euros. Este dinero se reparte en tres capítulos. La línea uno, a la que le corresponden 587.000 euros, es la reservada a inversiones y obras. La dos cuenta con una dotación de 54.300 euros para pagos y reducir deuda y, finalmente, la tres se corresponde al plan de empleo, que este año cuenta con 185.883 euros. El listado de proyectos que se incluirán en el plan de inversiones todavía está sin cerrar. De momento se ha decidido apostar por la actuación con la que se pretende transformar el antiguo cementerio municipal en una zona ajardinada y de esparcimiento y por la ampliación del actual camposanto, en Castiñeiras. Esta intervención consistirá en la construcción de 108 nuevos nichos y más de medio centenar de columbarios, que estarían adosados a la parte interior del muro de la fachada principal. Desde el consistorio aseguran que se trata de una “solución de urgencia” ante la falta de espacio y la lista de espera que existe desde hace casi 20 años puesto que en estos momentos no hay más nichos disponibles. El ejecutivo ya tiene definido el plan de empleo, con el que quiere contratar a trece personas. El objetivo es continuar con la línea de intervención para mejorar y acondicionar espacios públicos. La previsión es que el personal pueda incorporarse durante el mes de abril con un contrato de una duración media estimada de ocho meses.

Compartir el artículo

stats