Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Lagos se quejan de la "invasión" de caravanas y de la suciedad en la zona

Han llegado a contabilizar la presencia de unas 40 diarias en el entorno del arenal este fin de semana - Denuncian que los alrededores están llenos de excrementos

Caravanas estacionadas este fin de semana en el entorno de la playa de Lagos.

Caravanas estacionadas este fin de semana en el entorno de la playa de Lagos. // S.Á.

Vecinos de la playa de Lagos, en Bueu, han mostrado su malestar por la proliferación de caravanas en el entorno del arenal y por la acumulación de suciedad que se está registrando en toda la zona. Los residentes del lugar aseguran que la "invasión" de estos vehículos ha sido una constante a lo largo de todo el verano, y que la tendencia se mantiene en el mes de septiembre, a pesar de que buena parte de la población ha finalizado sus vacaciones.

Este fin de semana han llegado a contabilizar alrededor de 40 caravanas estacionadas en el entorno de Lagos, entre autocaravanas y furgonetas camper, un elevado número al que se le achaca asimismo el aumento de los desperdicios en todo este área. "El problema no es tanto el número, sino que algunos de estos vehículos no disponen de cuarto de baño y utilizan los alrededores como aseo", afirma una vecina de Lagos, que explica que los restos de excrementos y papeles son visibles en diferentes puntos de la zona, como en el muro exterior de una vivienda próxima al arenal. Y subrayan que los hechos son aún más graves al tener en cuenta que Lagos se encuentra integrado dentro del espacio de la Red Natura.

Otra de las molestias que se produce con la presencia masiva de caravanas, señalan, es la escasa rotación de las plazas de aparcamiento, ya que muchas de ellas permanecen durante bastante tiempo en el lugar. La situación ha sido puesta en conocimiento de la Policía Local, que asegura no disponer de los mecanismos para regular, toda vez que la normativa permite a los usuarios permanecer en el mismo lugar por un plazo de 48 horas, siempre y cuando no desplieguen escaleras, habiliten mesas o tiendan ropa, habida cuenta de que Lagos no cuenta con una zona oficial de acampada que provea de los servicios necesarios a estos vehículos.

Los vecinos afirman que, a pesar de que la presencia de caravanas era común en el lugar, con la pandemia del coronavirus su número se ha incrementado de modo exponencial. "Cada vez son más, hay zonas en las que cuentas siete u ocho seguidas", aseguran. La mayor seguridad que ofrece poder pernoctar en un espacio propio en lugar de en un alojamiento al uso en un verano marcado por el Covid-19 está teniendo su reflejo en el aumento de este tipo de turismo.

A principios de verano una situación similar ya había sido denunciada por los vecinos en Cabo Udra, donde el número de caravanas llegó a superar en algunas jornadas el medio centenar. Por entonces los denunciantes se quejaban de que las restricciones de acceso a los arenales impuestas en concellos limítrofes, como Cangas, habían provocado una especie de efecto llamada en Bueu.

Compartir el artículo

stats