26 de febrero de 2019
26.02.2019
Abusos sexuales

George Pell, 'número tres' del Vaticano, condenado por pederastia

Está acusado de violar a un monaguillo de 13 años en la década de 1990 y abusar de otro de la misma edad

26.02.2019 | 07:38
El cardenal George Pell lega al tribunal.

El cardenal australiano George Pell, quien fue el tercer hombre más poderoso del Vaticano, fue hallado culpable de abusos sexuales a menores por un tribunal en Melbourne, informaron hoy a Efe fuentes judiciales.

El papa Francisco ha confirmado la prohibición, de manera cautelar, del ejercicio publico del ministerio sacerdotal y el contacto, en cualquier modo y forma, con menores de edad a Pell.

Pell, el religioso de más alto rango de la iglesia católica australiana, violó a un monaguillo de 13 años en la década de 1990 y abusó sexualmente de otro de la misma edad en el prestigioso colegio St Kevins.

El veredicto fue emitido el pasado 11 de diciembre pero este no pudo divulgarse hasta hoy por razones legales.

Se espera que el tribunal emita pronto la sentencia contra Pell, quien goza actualmente de libertad condicional y afronta una pena máxima de diez años en prisión.

Los cinco cargos que pesan sobre Pell, de 77 años, se remontan a un domingo de 1996 después de oficiar una misa solemne como arzobispo de Melbourne, cuando expuso sus genitales a dos menores por debajo de las ropas ceremoniales y los molestó sexualmente.

Uno de los cargos es por la penetración de un menor y los otros por cometer actos indecentes contra menores.

El veredicto se emite tras meses de un complicado proceso judicial que se mantuvo en secreto para proteger la presunción de inocencia de Pell y el abandono de un segundo juicio por los presuntos abusos del religioso contra menores en Ballarat, su ciudad natal, en la década de 1970.

La sentencia se da después de la cumbre vaticana para abordar la pederastia en la Iglesia, en la que el papa Francisco ofreció el pasado domingo ocho pautas para erradicar la "monstruosidad" de los abusos a menores, pero la falta de medidas concretas decepcionó a las víctimas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook