03 de octubre de 2009
03.10.2009
Seísmo mortal

Los equipos de rescate están desbordados tras el terremoto

Una murciana, entre los desaparecidos

03.10.2009 | 15:07

Hasta 4.000 personas seguían hoy sepultadas bajo los escombros en la isla indonesia de Sumatra, donde los equipos de rescate desbordados por la tragedia del seísmo del pasado 30 de septiembre aceleran las faenas para encontrar el máximo número de supervivientes.

Ni siquiera con la ayuda de los especialistas de media docena de países que se sumaron a los centenares de funcionarios y voluntarios indonesios, decían los expertos, se puede hacer frente a la ardua tarea, cuando ya el balance oficial de fallecidos supera el millar.

El coordinador de las Naciones Unidas para las ayudas humanitarias en Indonesia, El Mostafa Benlanlih, declaró a la prensa que entre 3.000 y 4.000 personas continúan atrapadas o enterradas entre las ruinas de Padang, la tercera ciudad más grande de la provincia de Sumatra Occidental.

Al menos 20.000 edificios se han hundido o se encuentran dañados en Padang y sus alrededores a causa del seísmo. El 70 por ciento de las viviendas particulares de Padang -casas que se derrumbaron por completo o han perdido el tejado o la fachada- permanecen totalmente desatendidas, a pesar de que bajo sus escombros hay cadáveres.

"Los equipos de emergencia que han venido son insuficientes", aseguró a Efe Amora Lubis, antiguo miembro del Parlamento local y ahora empleado de la organización musulmana indonesia Muhammadiyah, junto a los restos de una escuela de formación profesional de la ciudad de Padang.


Geografía del horror

Esta geografía del horror ignorado se extiende por toda Padang, una ciudad de 900.000 habitantes, y afecta a hospitales, edificios públicos, centros comerciales, universidades, colegios y academias de idiomas.

Ante la imposibilidad de recibir ayuda, la gente ha empezado a organizarse por su cuenta y los vecinos colaboran en las tareas de desescombro de edificios y calles, y comparten techo y alimentos si es preciso, ante la avalancha de desplazados sin hogar.

Padang y sus alrededores siguen sin fluido eléctrico y las comunicaciones telefónicas son difíciles, los hospitales están saturados y los precios de los bienes básicos que empiezan a escasear, como el agua potable y la gasolina, se están disparando.

No es la primera vez

Indonesia se asienta sobre el "Anillo de Fuego del Pacífico', una zona de gran actividad sísmica y volcánica que sufre unos 7.000 terremotos al año, la mayoría moderados.

El 26 de diciembre de 2004, un seísmo de 9,1 grados sacudió el norte de Sumatra y provocó un tsunami que sembró la destrucción en una docena de naciones bañadas por el Océano Indico y causó más de 226.000 muertos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
 
Enlaces recomendados: Premios Cine