12 de julio de 2008
12.07.2008

Chávez y Uribe sellan su reconciliación tras casi un año de enfrentamientos

12.07.2008 | 02:00
Álvaro Uribe sostiene un cuadro de Simón Bolivar, regalo de Hugo Chávez (en segundo término). / efe

Ambos líderes se reúnen en Venezuela y pactan una declaración conjunta

El presidente de Venezuela Hugo Chávez, dijo ayer que "retomar el camino" y "reactivar las relaciones" con Colombia "dependerá de muchas cosas", al recibir al gobernante colombiano, Álvaro Uribe. Ambos se reunieron en el Centro de Refinación de Paraguaná, 500 kilómetros al oeste de Caracas, y, tras un almuerzo, firmaron una declaración conjunta y un acuerdo en materia de transporte.
"Se trata de la necesidad de retomar el camino, de reactivar las relaciones, aunque eso dependerá de muchas cosas", dijo el presidente venezolano a la prensa. "Va a ser una reunión muy franca, seguramente con afecto, porque en el fondo de mi alma hay amor hacia Colombia" y porque "hay un potencial muy grande para la unión de nuestros pueblos y nuestras economías", añadió.
Esta entrevista es considerada por los medios y analistas venezolanos como un primer paso para superar la crisis bilateral que comenzó en noviembre de 2007. Entonces, Uribe retiró a Chávez su confianza para mediar con las FARC en busca de un acuerdo humanitario de intercambio de guerrilleros encarcelados por rehenes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Pero el momento más delicado se presentó el pasado 1 de marzo cuando tropas aerotransportadas colombianas atacaron un campamento clandestino de las FARC en territorio de Ecuador, incursión en la que murieron 26 personas, entre ellas "Raúl Reyes", segundo jefe de dicha organización.
Chávez ordenó entonces la retirada del embajador en Bogotá y el traslado de tropas a la frontera, aunque concretado en unas obsoletas piezas mecanizadas AMX-13 y algunos batallones que fueron alistados a la carrera.
Sin embargo, más perjudicial para ambos países fue la relativa paralización del comercio bilateral que afectó a importantes capítulos de las exportaciones colombianas a Venezuela.
Chávez amenazó entonces con sustituir las compras en Colombia, que ascienden a cerca de 5.000 millones de dólares, y acudir a los mercados de otras naciones, como Brasil y Argentina. Estas medidas estuvieron acompañadas de ataques verbales en los que Chávez llamó a Uribe "pupilo y peón de Washington".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook