Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo dos de cada diez alumnos de escuelas náuticas tienen interés en vivir de la pesca

La FP dual viguesa se estrena con intención de invertir esa tendencia

En primer término, Carmen Pomar, Rosa Quintana, Engracia Trillo y Javier Touza; detrás, armadores que participan en el ciclo y el profesorado del instituto vigués. // Ricardo Grobas

En primer término, Carmen Pomar, Rosa Quintana, Engracia Trillo y Javier Touza; detrás, armadores que participan en el ciclo y el profesorado del instituto vigués. // Ricardo Grobas

El ciclo superior de formación profesional (FP) dual de Vigo para el sector pesquero, el primero en toda España, ya es una realidad. Las conselleiras de Educación y Mar, Carmen Pomar y Rosa Quintana respectivamente, ratificaron ayer a bordo de un arrastrero de Malvinas el acuerdo por el que 16 alumnos de mecánico mayor naval se embarcarán en buques de la flota olívica a partir de enero. La intención del ciclo es reducir la falta de personal y, además, invertir una tendencia negativa para la pesca que se da en los institutos náuticos españoles: solo dos de cada diez alumnos que inician sus cursos barajan acabar en el sector pesquero. "Está claro que tenemos un problema de relevo generacional", alertó Javier Touza, presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), que también firmó el convenio junto al Instituto Politécnico Marítimo-Pesqueiro do Atlántico.

Los críticos con esta postura de los armadores aluden habitualmente a que las escuelas náuticas están llenas y que allí pueden encontrar al personal titulado que necesitan. "Es cierto, las escuelas náuticas están llenas, pero solo un 23% de los alumnos manifiestan el interés en ir a bordo de un barco pesquero", comentó ayer Touza antes de la firma del acuerdo en el Igueldo, buque de Marfrío. El dato, que implica que casi el 80% de los alumnos no piensan en el sector pesquero cuando estudian para máquinas o patrón de barco, es "un problema grave" para el sector.

Frente a estos datos nace de forma oficial el ciclo superior vigués, cuya gestación fue publicada en exclusiva por FARO. Con 16 plazas disponibles, el curso constará de 2.000 horas de formación curricular que se repartirán a razón de un 44% en el centro educativo -entre los meses de septiembre y diciembre- y un 56% como actividad profesionalizadora en los palangreros y arrastreros de NAFO, Malvinas o Gran Sol entre enero y junio.

"Si no hay formación no hay futuro, pero está tiene que ser específica para las necesidades de las empresas", añadió el presidente de ARVI. Es por este motivo que no fueron pocas las armadoras que pusieron sus barcos a disposición del curso 2019-2020. En concreto son quince: Freiremar, Moradiña, Pesqueras de Bon, Febesa Cangas, Pescapuerta, Hermanos Gandón, Agustín Santomé, Pesquerías Carral, Stella Maris de Bueu, Armadora Pereira, Walvisfish, Gordejuela Pesca, Pescaberbes, Angelsonia Pesca e Viverdreams Fish.

Día para celebrar

Antes de la firma en el puente del buque con representantes de las armadoras y del instituto náutico, la conselleira de Mar, Rosa Quintana, señaló que era "un día para celebrar" y respaldó las palabras de Touza al explicar que desde la Consellería "sí que notábamos que no había ese relevo generacional que era imprescindible para seguir manteniendo viva la actividad náutico-pesquera". "Ahora los alumnos podrán ver que la vida a bordo ya es diferente, los barcos están mejores dotados y hay condiciones de vida abordo dignas", resumió Quintana.

La conselleira de Educación, Carmen Pomar, animó por su parte a las empresas de Vigo "a que se enrolen en esta aventura que es la FP dual" y recordó que este ciclo superior "es pionero en España".

Compartir el artículo

stats