29 de marzo de 2018
29.03.2018

La flota británica, en pie de guerra por el periodo transitorio al "Brexit" pesquero

29.03.2018 | 01:38

El 63% de los habitantes de Brixham votaron a favor del Brexit. Una clara mayoría que muestra la ira que generan las cuotas de pesca impuestas por la UE, a las que a menudo se responsabiliza del declive de la actividad.Sin embargo, en este puerto del suroeste de Inglaterra, la angustia crece entre los pescadores, al ver que sus preocupaciones están quedando de lado en las negociaciones del Brexit que tanto defendieron.

"Hasta donde puedo recordar, los pescadores nunca han obtenido un acuerdo favorable" de la UE, afirma Dave Banks, que vuelve de pasar cuatro días en el mar. Según un proyecto de acuerdo publicado en marzo por el gobierno británico, Reino Unido podría seguir aplicando la política europea en materia de pesca durante los 20 meses que durará el periodo de transición tras la salida de la UE, a partir del 29 de marzo de 2019. Esta concesión provocó la ira de los pescadores, algunos de los cuales manifestaron su reprobación remontando el Támesis hasta el Parlamento británico, donde echaron peces al río.

Desde 1938, el número de pescadores censado en el Reino Unido cae un 75%. El número de embarcaciones se redujo un 29% desde 1996, hasta los 6.191 buques. Un gran número de pescadores abandonaron su actividad tras la entrada en vigor de las cuotas de la UE, que limitaba las capturas. En los años 2000, el gobierno británico también envió barcos a dique seco y ayudó a algunos pescadores a reconvertirse, para mantener unas reservas sostenibles. La pesca representa en la actualidad en torno al 0,4% del PIB británico, según datos de 2016.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook