No está en mis planes cenar en el restaurante Vértigo de Bangkok, el de las mejores vistas de la ciudad, pero sí voy a hacerlo caiga quien caiga en el Vértigo que montó nuestro Horacio Gómez en sus bodegas Regina Viarum, desde las que la visión de la Ribeira Sacra y el Sil entre montañas es magia, maravilla, fantasía. Ya se habían sorprendido los vigueses que hace años fueron a la inauguración de estas bodegas cuya imponente arquitectura fue obra de Juan Carlos Cabanelas; ahora Horacio Gómez y su hijo y director, Iván, han dado un paso más en el mundo de la gastronomía de la mano del chef Lucas Bustos con este restaurante que ofrecerá una propuesta diferencial de maridaje inspirada en la historia y los orígenes de la Ribeira Sacra. Vigo, porque aquí está la vida de Horacio y el corazón de su obra vitivinícola, extiende hoy sus brazos culinarios a estas tierras paradisíacas y lo comprobaron los vigueses que asistieron a la inauguración, junto al conselleiro José González de Medio Rural, o al alcalde de Sober, Luis Guitián. Una carta de 4 menús, el druida, el pescador, el cazador y la reina y todo un viaje sensorial por la gastronomía gallega. Horacio ha puesto una pica de Vigo en el Flandes de la Ribeira Sacra. Felicitémonos.

Fumos á Festa do Espumoso

Pero si hoy hablamos de vinos tengo que citar la experiencia vivida hace unos días en el recinto amurallado del Castillo de Dña. Urraca en Salvaterra de Miño: la VIII Festa do Viño Espumoso. Muchos Cofrades (yo lo soy con orgullo, igual que fui pregonero) conocidos en el mundo del albariño y que nunca faltan a esta cita y a la de Agosto en a Festa do Viño, como Javier Luca de Tena, Ramón Huidobro, Pepe Beiro, Esther Ojea y Miguel Vázquez, Javier Pérez Castro... todos catadores o viticultores de diferentes D.O. Una mesa presidencial con muchos responsables políticos rodeando al Gran-Mestre de la Cofradía do Viño Condado do Tea e Espumosos, Antonio Alen Otero, y un fin de fiesta, tras el nombramiento e nuevos cofrades, con un brindis por los Espumosos, reivindicando el espumoso como un vino ideal.

Y otra fiesta: la de Magán

Otra fiesta pero más visual que palatial es la que exhibe la galería Maraca (Dr. Cadaval, 12) de los ChaCha Cha Estudio con una expo de uno de los ilustradores gallegos más reconocidos del panorama underground a nivel nacional: Andrés Magán. No sé cuando vuelve el cerrajero es el título de esta muestra dividida en dos partes: una en la que se mostrarán las 48 páginas originales a mano del libro Las aventuras de Passer P.Malta y otra en la que se mostrarán una recopilación de más de 30 de los dibujos más personales del autor. Id y lo veréis.

Los de San Roque y Ribadavia. No me digáis que este clan de amigos no inspiran alegría. Son una mezcla del barrio de San Roque y Ribadavia inaugurando la Navidad en Casa Ríos de Domaio, una de sus sedes gastroapostólicas, comandados por Manolito Pitrini, el soltero de oro octogenario. Centollos, camarones, empanada, chocos y corujo alegraron el encuentro de estos compadres, no dispuestos a que los problemas de la vida cotidiana empañen los momentos de camaradería, porque la vida se va en un plisplás y hay que saber tanto afrontarla como gozarla.