Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacunación masiva permite contener las víctimas mortales pese a la explosión de contagios

Realización de pruebas de antígenos en la estación de tren de Guixar. Alba Villar

En los últimos tiempos los movimientos antivacunas se están haciendo notar más que nunca, con campañas para denunciar los efectos negativos en los niños y para seguir lanzando las teorías de la conspiración que han caracterizado a estas corrientes. Pero la ciencia y los propios datos continúan tumbando los argumentos de los negacionistas. Solo hay que comprobar la evolución de los fallecidos desde el inicio de la pandemia. Hasta mediados de septiembre del año pasado habían perdido la vida en el área sanitaria de Vigo 472 personas infectadas con coronavirus. El día 21 de aquel mes, el conselleiro de Sanidade informaba que el 91% de la población gallega mayor de 12 años había recibido ya la pauta completa de la vacuna contra el COVID. Desde entonces, aunque sigue habiendo que lamentar víctimas, “solo” perdieron la vida 75 personas.

Es decir, desde que la inmunización es generalizada en los mayores de 12 años, se produjeron únicamente el 13% del total de las muertes por COVID en el área viguesa, que se sitúan en torno a las 550. Y eso a pesar de que en la sexta ola, que se puede decir que comenzó a principios del pasado noviembre, se están alcanzando niveles de contagio nunca vistos en la historia de la pandemia. Si la población no estuviera vacunada a estas alturas, con días en los que se están registrando más de 2.000 infecciones en solo 24 horas, con toda probabilidad las cifras de fallecimientos estarían completamente desbocadas. Es decir, los datos demuestran que la vacuna permite pasar la enfermedad de forma muy leve o asintomática a las personas que no tienen patologías previas y aquellos que tienen alguna otra enfermedad tienen más posibilidades de que el COVID no les genere importantes complicaciones y acabar por tanto en la UCI.

Por eso el Sergas continúa avanzando para la puesta de la tercera dosis a todos los mayores de 18 años. Esta semana han sido convocados para ponerse la vacuna en el Ifevi las 37.500 personas del grupo de edad de 30 a 39. Y a partir de la próxima semana será ya el turno para los veinteañeros. Además, se continúan haciendo lo que se conoce como repescas, es decir, atendiendo a todos aquellos ciudadanos que cuando fueron convocados para ponerse la vacuna no acudieron a su cita.

22 camas liberadas

El elevado porcentaje de población vacunada permite además que la presión sobre los hospitales sea mucho menor que en olas anteriores, precisamente porque hay menos personas que necesitan ser hospitalizados. Los últimos datos de la Consellería de Sanidade, además, apuntan a que los centros sanitarios vigueses han liberado un total de 22 camas en solo una jornada. Y es que los 88 ingresados según el último parte del Sergas supone una considerable mejora respecto al día anterior. Este alivio sobre los hospitales se ha dado tanto en planta como en la UCI, donde hay tres pacientes menos ingresados. La liberación de 22 camas en los hospitales de la ciudad es sin duda una noticia que a estas alturas no se esperaba, precisamente porque las propias autoridades sanitarias apuntaban a que temían un aumento de la presión asistencial estos días conforme se acercaba el pico máximo de contagios de esta sexta ola de la pandemia.

Más de 1.720 curaciones en 24 horas, el mejor dato de toda la pandemia

La sexta ola de la pandemia continúa con un ritmo de contagios completamente desbordado. El último informe de la Consellería de Sanidade anota 1.785 nuevas infecciones diagnosticadas entre pruebas PCR, cribados de antígenos y test autodiagnósticos vendidos en las farmacias. Aunque son menos que las más de 2.000 diarias que se registraron durante la semana pasada, la cifra continúa demostrando la elevadísima transmisibilidad del virus en este momento de la pandemia. No obstante, los últimos datos dejan una buena noticia. Y es que el Sergas informa que 1.720 personas fueron dadas de alta en solo 24 horas, lo que supone la cifra más alta de toda la pandemia. Este gran volumen de altas permite al menos contener el aumento de casos activos, cuyo ascenso estaba desbocado en los últimos días. De esta forma, hay un total de 20.407 personas en el área sanitaria de Vigo que están pasando actualmente la enfermedad, la gran mayoría de forma leve o asintomática en sus propios domicilios.

La principal preocupación actual se sitúa en las residencias de mayores. Y es que en la actualidad el virus ya circula hasta en 14 centros de Vigo y su área de influencia, donde en total son 141 los contagios detectados. En el caso de los geriátricos, hay 133 positivos activos en once centros, mientras que en las residencias de personas con diversidad se contabilizan ocho casos activos en tres centros. La peor parada es la residencia El Rocío, donde hay 35 usuarios infectados, y en segundo lugar se encuentra DomusVi Bembrive, que no obstante pasa de 105 a 36 contagiados.

Compartir el artículo

stats