Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres empresas consolidan el clúster biotecnológico de Zona Franca en Porto do Molle

ProPlantae, H2hidroponics y Bioprana trabajan en sus laboratorios, donde desarrollan mejoras para cultivos o para la gestión orgánica

Regades visitó CTBio.

El espacio CTBio Lab de Zona Franca, una apuesta por impulsar el sector biotecnológico gallego, ya está al completo tras instalarse la última empresa hace unos días.

El Clúster Transfronterizo Biotecnológico, situado en Porto do Molle (Nigrán), se encuentra ya a pleno rendimiento tras la instalación en los últimos días de una tercera empresa biotech, que se suma a las otras dos que han ido ocupando estas instalaciones del Consorcio de Zona Franca: ProPlantae, H2 hidroponics y Bioprana.

El delegado el Estado en Zona Franca visitó recientemente las instalaciones de estas empresas de reciente creación que ya están operando en las instalaciones cedidas por el Consorcio. “CT-Bio tiene como objetivo mejorar la competitividad empresarial y la consolidación del sector biotech y de las ciencias de la vida”, explicó David Regades.

El delegado explicó que la finalidad de este centro, inaugurado en julio de 2019, “es apoyar el desarrollo, el emprendimiento, la creatividad y la generación de nuevas ideas y nuevos modelos de negocio en el sector biotecnológico como los que ya están instaladas”, subrayó el delgado.

Las empresas instaladas tienen en común su alto componente tecnológico y la búsqueda de sistemas de producción más sostenibles.

ProPlantae nace de la necesidad de mantener una producción constante o en aumento de los cultivos sin comprometer al medio ambiente. Esta compañía, cuya fundadora es Vanesa Redondo Fernández, doctora en Biotecnología por la Universidad de Vigo, lleva a cabo servicios de diagnóstico precoz de los agentes fitopatógenos implicados en las patologías de los cultivos para aplicar tratamientos eficaces y sostenibles.

Por otro lado, H2hidroponics desarrolla sistemas de cultivo y de control de invernaderos capaces de producir un 30% más rápido en cualquier clima del planeta y sus sistemas de cultivo y control están produciendo en climas extremos como Dubai, o Groenlandia. Tiene operaciones en más de 25 países. Según explica la compañía, las plantas cultivadas mediante el sistema H2Hybrid necesitan un 20% menos de tiempo para alcanzar el tamaño y pesos comerciales. Esto significa 380.000 plantas más de lechuga por hectárea y año, por ejemplo.

Por su parte Bioprana aúna sostenibilidad, mundo rural e innovación con soluciones biológicas para una mejor gestión de la materia orgánica a través de un cóctel propio de microorganismos. Su biotecnología permite la aceleración de la descomposición de la materia orgánica y optimiza la gestión de desechos, cambiando los procesos de putrefacción por fermentación con múltiples beneficios como la reducción de los tiempos de descomposición evitando la atracción de insectos, disminución del olor desagradable de la descomposición o la reducción de los tiempos de procesos de compostaje.

El CTBio Lab, cofinanciado con fondos FEDER, pone a disposición del sector biotecnológico de reciente creación o en proceso de consolidación en la eurorregión de Galicia y Norte de Portugal instalaciones de Zona Franca, con espacios de oficinas, laboratorios polivalentes con equipamientos básicos de uso transversal y salas de trabajo en coworking.

Socios de Galicia y Portugal

El proyecto, enmarcado en el Programa Interreg V-A España – Portugal 2014-2020, cuenta con seis socios a ambos lados de la frontera. El Consorcio Zona Franca de Vigo, Bioga (Cluster Tecnológico Empresarial de las Ciencias de la Vida) y la Universidade de Santiago por parte gallega.

La Universidade do Minho, P-Bio(Associación Portuguesa de Bioindustrias) y el INL (International Iberian Nanotechnology Laboratory), integran la parte lusa.

Este sector cuenta en Vigo también con un laboratorio transfronterizo de biotecnología marina a través del proyecto BlueBioLab, coordinado por laUVigo.

Las empresas

Proplantae, más producción pero sostenible

Busca aumentar la cantidad de los cultivos o mantener una producción constante pero evitando siempre cualquier daño medioambiental. Proplantae lleva a cabo servicios de diagnóstico precoz de los “problemas de salud” de los cultivos para entonces poder aplicar los tratamientos más eficaces de forma sostenible. La fundadora de esta compañía es Vanesa Redondo, doctora en Biotecnología por la UVigo.

Cultivos en cualquier clima con H2hidroponics

Hasta un 30% más rápido y en cualquier clima del planeta. Los sistemas de cultivo y de control de invernaderos desarrollados por H2hidroponics permiten un cultivo más rápido y en cualquier clima del planeta. Su tecnología están produciendo ya en 25 países y en lugares como Dubai o Groenlandia . las plantas cultivadas mediante su sistema necesitan un 20% menos de tiempo para alcanzar el tamaño comercial.

Bioprana mejora la gestión de los desechos

Esta compañía ha desarrollado su propio cóctel de microorganismos para mejorar la gestión de la materia orgánica. Sus avances biotecnológicos mejoran la aceleración de la descomposición y la gestión de los desechos, cambiando los procesos de putrefacción por fermentación, evitando así la atracción de insectos, disminuyendo el olor o reduciendo también los tiempos necesarios para el compostaje.

Compartir el artículo

stats