Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Vigo que no duerme... por trabajo

Trajín en la lonja de madrugada.

Trajín en la lonja de madrugada.

Unas 9.000 personas realizan su actividad laboral en horario nocturno, cuando la mayor parte de la población descansa

Limpieza, sanidad, automoción, hostelería, logística, seguridad, camioneros, marineros... Son muchas las profesiones que implican trabajar por la noche. Aunque el cuerpo humano está preparado para descansar de noche, no todo el mundo puede elegir su horario de trabajo y en Vigo son unas 9.000 las personas que van a contracorriente, lo que supone un 6% del total de afiliados a la Seguridad Social.

El Estatuto de los trabajadores considera trabajo nocturno el realizado entre las diez de la noche y las seis de la mañana. Se acuestan cuando la mayoría desayuna y hacia última hora de la tarde tienen que despedirse de cualquier actividad social o familiar porque deben cenar y prepararse para entrar a trabajar.

En la mayoría de los convenios la noche se considera “trabajo penoso” e implica una compensación de entre el 25 y el 33%. Un extra que busca reparar de alguna manera la merma en la calidad de vida y las consecuencias para la salud que puede suponer. Así, la Organización Internacional del Trabajo estima que un trabajador envejecerá prematuramente cinco años por cada 15 que permanezca en horario nocturno. De los 25.000 trabajadores de la automoción alrededor del 16% hacen turnos de noche, lo supone 4.125 personas. De ellas casi 2000 están en Stellantis.

“Si hay obras en la calle no puedes descansar. El cuerpo se resiente”

José Domato - Turno de noche en GKN

decoration

"Es un cambio brutal y el cuerpo se resiente. Necesitas un año de adaptación. Debería haber un coeficiente reductor para que te puedas jubilar antes, como los marineros", reclama José Domato, que trabaja en el turno de noche de GKN Driveline desde hace 14 años. “Me acuesto a las siete de la mañana y si hay obras en la calle o en el piso de arriba no puedes descansar, pero tampoco puedes protestar”, lamenta Domato.

Rubén Mayo, lleva 11 años en el turno de noche de la antigua PSA, en Mantenimiento ferraje. “Empecé en 2000 en Citroën y en 2010 me invitaron a ir a pasar a la noche. Tenía una niña pequeña y me adapté bien. Tienes que establecer un horario, si no es imposible. Vas a contraturno, cuando tú vas a cenar, yo entro a trabajar. La vida social se complica”, indica Mayo.

La adaptación al trabajo nocturno siempre es dura, pero hay quien una vez que ha conseguido hacerse con el horario ya no quiere cambiar. “Al principio muy mal en cuanto a horarios, comida, sueño, hasta problemas con el estómago porque cambias todo. Pero hoy por hoy no quiero cambiar, porque de noche trabajo más tranquilo y además hay un plus de nocturnidad. Estoy adaptado a vivir así y no concibo cambiar”, explica Fernando Docampo, que lleva 33 años trabajando de noche en limpieza viaria.

“Debería haber una compensación de cara a la jubilación. Sería lo justo”

R. Barciela - Enfermera en el Cunqueiro

decoration

En Sanidad habría unos 430 personas trabajando de noche, entre el Xeral, Cunqueiro y Meixoeiro. De estos, 80 son facultativos con presencia física y 25 localizados. Pero la sanidad incluye también enfermeras, técnicos y personal no sanitario (celadores, mantenimiento). R. Barciela ha trabajado en turnos de noche desde que acabó enfermería en el 93. Ahora mismo está en turno rotatorio complejo en el Cunqueiro, que incluye mañana, tarde y noche. “Nuestros turnos son un poco anárquicos, van cambiando cada semana y eso afecta al descanso. Hay gente que es incapaz de dormir después de una noche en el hospital. Creo que el hecho de trabajar la mayor parte de la vida laboral de noche debería tener una compensación o beneficio de cara a la jubilación. Creo que sería lo justo”, asegura Barciela.

Muchas veces la gratificación económica es el principal motivo por el que los trabajadores aceptan el cambio a la noche y renunciar a parte del sueldo simplemente no es posible.

“Después de 30 años aún no estoy adaptado pero hay que seguir”

Roberto Lago - Limpieza en Stellantis

decoration

Roberto Lago, trabajador de limpieza en Stellantis, a través de la empresa Sénior, lleva ya 30 años de 10 de la noche a 6 de la mañana. “Después de 30 años todavía no estoy adaptado”, indica. “Si tienes que hacer un papel administrativo te quedas dormido en la cola,” asegura. “Preferiría cambiar pero no me puedo permitir perder el plus de nocturnidad. Haces de tripas corazón y sigues de noche”, explica Lago.

El puerto pesquero es bullicio y actividad sobre todo de madrugada. A las 4 de la mañana cuando llegan los comercializadores se pueden juntar unas 2.000 personas,

“Hace 25 años que hago noches y lo llevo bien. Cuestión de método”

Carlos G. Menduíña - Policía portuario

decoration

Carlos González Menduíña, jefe de servicio en la Policía Portuaria, hace turnos rotatorios desde las 22.00 h y sale a la seis de la mañana. Su función es distribuir la superficie y organizar a todos los usuarios de la lonja y el mercado, “hay que vigilar que la descarga sea continua y sin parones”. “Hace 25 años que hago noches y yo lo llevo bien. Es cuestión de método, saber organizarte para poder descansar”.

Obreros de la construcción del turno de noche.

Desde los sindicatos, por su parte, exigen que el trabajo nocturno esté justificado y que se garanticen las medidas de seguridad laboral. “Non hai cartos que paguen o traballo de noite. Moitas persoas están facendo quendas rotatorias e non podes acostumarte. Son moitos os prexuízos”, asegura Ricardo Castro, secretario xeral de CUT.

Montse Carrera, secretaria xeral de CC OO en Vigo, defiende que el trabajo de noche debería ser voluntario. Además, “as empresas deben facer evaluacións regulares de saúde, extremar a prevención, coidar a iluminación ou ventilación e sempre que se poida que o traballo sexa diurno”, indica. 

El primer turno de noche fijo de la factoría de Balaídos (en la foto) comenzó el 5 de mayo de 1997.

Los pioneros de la noche en la antigua Citroën

En 1996 la antigua Citroën lanzaba los nuevos Berlingo y Partner, lo que supuso una auténtica revolución en el mercado de los utilitarios ligeros. Como consecuencia de la llegada de estos modelos, el 5 de mayo de 1997 se puso en marcha el primer turno de noche en el centro de Vigo. Se incorporaron, inicialmente, unos 500 efectivos en el sistema que producía estos vehículos –lo que suponía el 7,5% de la plantilla, que entonces ascendía a 6.600 empleados–.

Actualmente, la factoría cuenta con un equipo de noche en cada uno de los dos sistemas de producción, con 650 empleados por sistema sin contar el fin de semana, lo que supone el 21% de la plantilla actual (7.400 personas), con una productividad, que según aseguran desde Stellantis, es equiparable a la de los equipos de día, ya que el sistema se basa “en la estandarización”.

Compartir el artículo

stats