DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pulpo 'á feira' en el menú escolar en Coruxo

Alumnos de La Paz con la cocinera del centro y en  el comedor.

Alumnos de La Paz con la cocinera del centro y en el comedor. Ricardo Grobas

Los comedores escolares tuvieron que adaptarse a la nueva situación provocada por el COVID. Algo muy difícil de manejar para tanto trabajadores como voluntarios que ayudan en estas instalaciones. El colegio La Paz, ubicado en Coruxo, es uno de los pocos de la ciudad que tienen además cocina propia, porque la mayoría contratan servicios de externos de catering. Y eso se nota en el día a día. Porque en este centro apuestan únicamente por preparar menús con productos frescos y preferentemente comprados en los mercados locales. “Aquí no hay platos precocinados. Se come mucha verdura, legumbres… y la mayoría de lo que se cocina es al vapor, los fritos se reducen al mínimo”, explica Arantxa López, presidente del Anpa del centro y voluntaria en el comedor escolar.

Su apuesta por la cocina gallega y nutritiva le ha llevado a ser seleccionado por la Xunta para su campaña Come Local que tiene como objetivo impulsar el consumo de los productos agroalimentarios gallegos con indicativo de calidad en estos espacios educativos. El gobierno autonómico proveerá de productos con denominación de origen a los colegios seleccionados con los que podrán elaborar sus menús. De esta forma, el colegio vigués La Paz recibirá recibirá productos como fabas de lourenzá, pollo ecológico, croca o castañas, entre otros. Con todos ellos prepararán platos nutritivos que además fomentan la gastronomía gallega.

Niños del colegio La Paz de Coruxo, comiendo uno de sus menús diarios. R. Grobas

Para celebrar que han sido seleccionados para este programa autonómico, las cocineras del colegio de Coruxo elaboraron el pasado viernes un menú especial auténticamente local. De primero caldo gallego y de segundo, para el jolgorio de los alumnos, pulpo á feira, uno de los mayores manjares que se pueden degustar en Galicia con su preparación tradicional. Y de postre, tarta de Santiago. “Para nosotras el comedor de un colegio no solo tiene que ver con un aspecto nutricional, sino también educacional”, explica Libia Comesaña, jefa del comedor del CEIP La Paz de Coruxo. Precisamente, hace dos años en este centro educativo se organizaron unas jornadas de comidas del mundo, en las que el último viernes de cada mes el comedor se adornaba con banderas y adornos de un país concreto y se preparaban platos típicos de él. Por ejemplo sushi (Japón), rollos de primavera (China) o tacos (México). “Siempre hemos estado encantados con lo que comen nuestros hijos, sin duda comen mejor que en casa o que en cualquier restaurante”, afirma la presidenta del Anpa del centro educativo.

En el marco del programa autonómico Come Local en el que ha conseguido entrar este colegio vigués, se llevarán a cabo numerosas degustaciones de productos provistos de denominación de origen, indicación geográfica protegida o productos ecológicos de Galicia. Además, se impartirán charlas informativas para que los más pequeños conozcan la importancia de consumir género local de forma sencilla gracias a las distintas etiquetas de los sellos de calidad. También se va a tratar de difundir los productos en todos los ámbitos de la comunidad educativa. Así, los profesores recibirán fichas didácticas sobre ellos con indicativo para que puedan incorporar a los programas escolares, los padres y Anpas serán informados de la campaña y podrán participar en ella mediante sorteos, concursos y juegos y, principalmente, se trabajará con los cocineros y responsables de comedor para tratar de incorporar los productos a los menús de forma continua.

Alumnos y una voluntaria, en el comedor escolar del centro. R. Grobas

En este sentido, no solo se trata de degustaciones de menús especiales típicos de la cocina gallega sino que también se desarrollarán actividades formativas, tanto sobre las características nutricionales de lo que se vaya a comer como el impacto que supone el consumo de productos certificados en la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible marcados por la ONU. Otra herramienta que se utilizará en los centros educativos seleccionados por la Xunta, entre los que se encuentra el colegio La Paz de Coruxo, es trabajar con los colegios en la gestión de los costes de los ingredientes en las recetas para poder tener un mayor control de los gastos en la elaboración de los propios menús diarios.

Las ventajas de tener un servicio de cocina propio, como ocurre en La Paz, se aprecia en la calidad y en la variedad de los menús. Porque en la mayoría de centros que son surtidos por catering externos los platos diarios se suelen repetir con frecuencia y no suelen salir de pescados o filetes fritos o a la plancha acompañados de patatas o ensaladas. Y el origen de los productos, en muchas ocasiones, no es de carácter local.

Compartir el artículo

stats