Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enganchados a la respiración artificial tras superar el COVID

Sanitarios de la UCI COVID del Cunqueiro tratan a un paciente.

Sanitarios de la UCI COVID del Cunqueiro tratan a un paciente.

Entre los datos que ofrece cada día la Consellería de Sanidade se encuentra la presión hospitalaria provocada por el COVID. En ellos se incluye a pacientes con coronavirus que están ingresados en planta y en las UCI de los hospitales de la ciudad. En las unidades de críticos hay en la actualidad cinco personas que están luchando contra el virus. Pero además de ellas hay que tener en cuenta a los pacientes que están en la UCI y que ya han superado el COVID tras dar negativo varias veces en la prueba PCR pero que, aún así, se mantienen en estado crítico, entubados y con respiración artificial debido a las demoledoras secuelas que les ha dejado el virus. “No es ninguna tontería. El COVID ha destrozado los pulmones a muchas personas y hemos visto casos de pacientes que mueren por fibrosis y por otras causas provocadas por el virus”, relata Mélida García, médico intensivista en la UCI del Hospital Álvaro Cunqueiro. Precisamente allí tienen a cinco pacientes que ya han dado negativo en la PCR pero que están luchando por su vida y siguen por tanto entubados.

Estos pacientes ya no se encuentran en aislamiento al no estar contagiados, pero están bajo una estricta vigilancia por parte de los profesionales sanitarios. “Se habla muy poco de esto, de las consecuencias que deja el virus en los pacientes”, apunta Mélida García. El virus, por tanto, provoca estados graves e incluso la muerte en pacientes que ya lo han superado, especialmente debido a las secuelas respiratorias que deja. La fibrosis pulmonar es la más habitual, y se produce sobre todo por la inflamación que ha provocado el COVID en esos órganos durante la fase aguda de la enfermedad.

Esta circunstancia, la de pacientes que tienen que seguir con respiración artificial aunque hayan pasado ya el coronavirus, es una de las grandes preocupaciones de los médicos intensivistas. Por lo demás, el perfil de pacientes más habitual que está ingresando en la UCI COVID del hospital Álvaro Cunqueiro es el de hombres de unos 65 años de media de edad y que sufren obesidad, que es uno de los grandes factores de riesgo de esta enfermedad.

Otras de las secuelas son disnea, palpitaciones o molestias torácicas tras haber superado aparentemente de forma exitosa la enfermedad. Y también alteraciones cardíacas graves en muchos casos. También se ha detectado que el coronavirus podría dejar lesiones neurológicas en aquellos que lo han sufrido. Por ejemplo, cefalea, pérdida de los sentidos del gusto y el olfato, alteraciones en el equilibrio y crisis epilépticas. Además, también hay manifestaciones psiquiátricas que algunos pacientes que han superado el COVID pueden arrastrar. Especialmente, depresión, episodios de ansiedad o insomnio provocados por la enfermedad y todas las circunstancias que la rodean.

Respecto a la evolución epidemiológica en el área sanitaria de Vigo, pese al avance del proceso de vacunación, lo cierto es que la llegada de una posible cuarta ola es cada vez más real. Y es que en solo 24 horas se ha vuelto a detectar un importante número de nuevos contagios. Concretamente 44 de las 1.098 pruebas PCR realizadas fueron positivas, es decir, el 4,4%, acercándose ya de forma peligrosa al 5% que marca como límite la OMS para determinar si la pandemia está controlada en un determinado territorio.

Incidencia al alza

La viguesa, además, se mantiene como el área sanitaria con un mayor número de casos activos. Son 655 pacientes (+13), por delante A Coruña, 628 (+20); Pontevedra-O Salnés, 417 (+10); Ourense-Verín-O Barco, 224 (+7); Lugo-A Mariña-Monforte, 189 (+16); y Ferrol, que rebasa el centenar y se sitúa en 101 (+4). También empieza a preocupar el ascenso de la pandemia en la propia ciudad olívica, que ya presenta una incidencia acumulada de nuevos casos por 100.000 habitantes los últimos catorce días de 134, acercándose a los 150 que podrían marcar su entrada en el nivel medio de restricciones. Habrá que ver la evolución en los próximos días, pero lo cierto es que la tendencia es preocupante y, si la incidencia sigue al alza, el comité clínico que se reúne el próximo martes podría endurecer las restricciones en Vigo.

Este fin de semana no obstante se presenta clave para avanzar en el proceso de inmunización de la población del área sanitaria, pues desde el pasado viernes y hasta el próximo martes están convocadas para una vacunación masiva en el Ifevi cerca de 24.000 personas, entre las que se sitúan personas de alto riesgo y también ciudadanos de entre 70 y 79 años. Hoy por la mañana, precisamente, el alcalde de Vigo, Abel Caballero, recibirá la primera dosis de la vacuna en el Ifevi. Mañana lunes además se realizará una “repesca” y se volverá a convocar a las personas que no pudieron acudir a sus citas para vacunarse durante el fin de semana. El propio Conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, estuvo ayer en el recinto ferial vigués y manifestó la previsión de que el colectivo de ochenta años pueda estar vacunado en su totalidad entre abril y mayo.

Compartir el artículo

stats