Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

nJavier Escobar | Director Artístico de la Orquesta Vigo 430

“Necesitas el calor del público pero el ‘streaming’ es el futuro”

Tras medio año de parón, la Vigo 430 regresa en mayo con una ópera en Cangas y un ciclo de conciertos de la mano del Concello

Javier Escobar.

Javier Escobar. Adrián Irago

Ha tenido que pasar más de medio año para que las notas de la Orquesta Sinfónica Vigo 430 vuelvan a vibrar. Desenfundar atril, partituras y melomanía en esta nueva normalidad. Al frente de la misma estará Javier Escobar, para quien, en cierto modo, será como regresar a ese primer concierto. “Un reciclaje total y mental; volveremos a empezar de nuevo, desde cero”, escenificaba su director artístico.

–Para la música, como muchos otros sectores, fue imposible de sortear la acción del COVID. Cancelaciones, nuevas fechas, nuevas cancelaciones...

–En todos estos meses hemos tenido cambios. El Ciclo de Outono que estamos desarrollando antes de octubre lo tuvimos que cancelar y decidimos posponer la vuelta hasta que la situación estuviese más clara y pensamos que sería ahora en primavera. Pero antes surgió la oportunidad de hacer la ópera para la que nos contrataron de María Soliña, en el Auditorio de Cangas y ya se encadena una cosa con la otra. Esta ópera será los días 8 y 9 de mayo, pero del Ciclo que estrenaremos en Vigo en breves no podemos decir mucho aún porque lo estamos planificando con el Concello de Vigo...

–A pesar de no tener programa, los ensayos no se han detenido, ya sea en grupo o individual.

–Nuestra orquesta, al funcionar por proyectos, al contrario que otras como pueden ser la Sinfónica de Galicia o la Filarmonía, que están todos contratados… Nosotros para cada proyecto es como si formáramos la orquesta de cero, ver la disponibilidad de los músicos para cada proyecto… Supone un trabajo muy grande pero es la mejor forma de organizarse en nuestra situación. Ojalá algún día podamos ser una orquesta estable al 100%.

–¿Cómo afectó la falta de conciertos a estos músicos?

–La mayoría de los músicos con los que trabajamos son de aquí y muchos pues dan clases en conservatorios o escuelas de música, por lo que su trabajo siguió igual salvo por dar las clases de manera telemática. La falta de conciertos fue una baja en su actividad. Los músicos lo han acusado bastante en sus ingresos. Por otro lado, la gente que viene de fuera de Galicia que llega como refuerzo, los llamados músicos freelance, lo han sufrido muchísimo más. También a directores, solistas… Lo que noto es que los profesionales tienen muchas ganas de volver a la actividad, a dar conciertos, a tocar… La gente con la que contacto para poder participar después de tanto tiempo accede encantadísima porque lo están deseando.

–Sensaciones parecidas al del primer concierto.

–Pues casi sí; en cierto modo es como empezar de cero. Sirve como un reciclaje, también mental, a la hora de plantearse todo. Visto de manera positiva es como empezar de nuevo con las mismas ganas.

–La música clásica, de orquesta, a diferencia de la comercial, ¿podría vivir sin el directo?

–Yo creo que nos vamos a ver afectados queramos o no por esto. Lo de hacer los conciertos por streaming... aunque haya gente en directo que siempre es necesaria por el calor que generan, hay que tener en cuenta cada vez más todas estas posibilidades. Nosotros nos lo estamos planteando muy seriamente para llegar a más gente. Es una posibilidad muy real, de futuro. La calidad es diferente, pero los medios técnicos de hoy en día nos permiten que sean de mucha calidad. La Filarmónica de Berlín, por ejemplo, ofrece conciertos en streaming y es espectacular. Si lo hacemos intentaremos mantener la calidad muy alta.

–¿Se decanta por el ‘streaming’ o conciertos al aire libre?

–No pienso que ambos sean excluyentes.Al aire libre nos gustó mucho cuando realizamos varios conciertos el año pasado e intentaremos volver a repetirlo este verano. Acercar la música lo más posible a la gente. Es algo que presentaremos con el ciclo de primavera porque le vamos a prestar atención a todo ese tema. Queremos contribuir a que haya el mejor ambiente posible y que la gente disfrute lo máximo posible.

–Uno de los objetivos de la música clásica en Vigo, y prácticamente a nivel general, es crear cantera, crear afición. Ahora, por el COVID, las salidas, los planes de ocio son mucho más selectivos. ¿Le afectará a la hora de llegar a este nuevo público?

–Tengo dudas, la verdad. No sé si este periodo va a afectar de alguna forma al comportamiento colectivo de todos nosotros. El verano pasado cuando hubo esa especie de apertura sí noté que la gente tenía muchas ganas de asistir a espectáculos en directo y los que hubo se llenaban. La gente además estaba muy agradecida. Tengo la esperanza de que la gente va a querer volver a experimentar aquello que antes era normal y ahora parece un lujo.

Compartir el artículo

stats