Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las crónicas inéditas del pirata Drake

Recreación del ataque de Drake a la Ría de Vigo cuando volvió en 1589

Recreación del ataque de Drake a la Ría de Vigo cuando volvió en 1589

El catedrático emérito Jenaro Costas descubre en la Biblioteca Nacional un relato sobre los ataques de la flota inglesa a Vigo y Baiona en 1585 que revela detalles desconocidos

Las bibliotecas todavía conservan muchos tesoros por descubrir que arrojan luz sobre capítulos de la historia tan notables como los sucesivos asaltos de Francis Drake a las Rías Baixas hace más de 400 años. Y la fortuna, en uno de sus guiños, quiso que fuese un vigués quien descubriese un manuscrito inédito sobre el ataque perpetrado por el corsario inglés contra la ciudad olívica y Baiona en el año 1585. El catedrático emérito y exrector de la UNED Jenaro Costas Rodríguez se topó con el documento mientras trabajaba con un códice del cronista real Ambrosio de Morales y, al compararlo con la bibliografía, descubrió detalles no relatados por otras fuentes escritas y también alguna que otra contradicción.

Placa del puente Vigo Bridge, que rinde homenaje a las hazañas de su héroe local, Drake

El texto es anónimo y aparece mencionado como Relación de la acontecido en Bayona en 1585 por el ataque de Francisco Draque dentro de un Códice de Varios, copiado del de la Biblioteca del Escorial que fue de Ambrosio de Morales y que se conserva en la Biblioteca Nacional (BNE).

“Ahí casualmente lo encontré y cuando estudié la bibliografía que había al respecto descubrí que nadie lo mencionaba. Este tipo de escritos eran redactados por diferentes personajes que los cronistas oficiales tenían destacados, fijos o de forma puntual, en muchos lugares a modo de corresponsales. Tenían muchas relaciones de este tipo, guardaban los manuscritos y después utilizaban lo que les interesaba. Lo curioso es que en este artículo hay detalles que no se cuentan en otros relatos y también revela contradicciones entre lo que contaron los ingleses y los españoles. Pero yo solo me limito a exponer lo que dicen unos y otros, pues no es un trabajo de crítica. El que lo escribió también deja ciertas cosas en el aire, pero de los silencios también se pueden sacar conclusiones”, comenta Costas sobre las distintas interpretaciones que realizaron ambos bandos.

  • “Su autor podría haber sido un soldado. Fue alguien que estuvo ahí, porque da muchos detalles”

    Jenaro Costas Rodríguez - Catedrático emérito UNED

El documento está encabezado por el título Relación y memoria sumaria de lo acontecido en Vayona este año de 1585 y fue redactado en un castellano “bastante correcto”:  “Hay que tener en cuenta que el manuscrito pasó por muchas manos y que no tenemos la seguridad de que no fuese reformado por algún copista. Pero no he encontrado ningún detalle lingüístico localista, por lo que su autor podría haber sido un soldado. Desde luego, fue alguien que estuvo ahí porque, de lo contrario, no podría dar tantos detalles”.

El catedrático de Filología Latina pone como ejemplo la mención al Cabrón de Teis, donde se resguardaba la armada enemiga. “Pensé que era un error del copista hasta que un amigo me explicó que era un peñasco”, revela entre risas.

En el artículo que acaba de publicar sobre este documento histórico, Jenaro Costas hace una introducción sobre el contexto de “guerra fría” entre Inglaterra y España que motivó la organización de una flota de guerra liderada por el “experimentado marino y corsario “. Y el avituallamiento de agua y alimentos parece ser la razón de su arribada a las islas de Bayona, como se refiere en todo momento a las Cíes, el 7 de octubre de 1585.

 Según el manuscrito, la flota la componían 28 naos gruesas, un dato sobre el que no hay unanimidad entre los autores, y esa misma noche se produjo el desembarco de una tropa inglesa en Baiona con el mismísimo Drake al frente. Mientras tanto, Pedro Bermúdez, capitán y gobernador de la villa, se retiraba con 150 soldados a la fortaleza de Monte Real, quedando abandonados el arrabal y la pescadería porque los vecinos se habían refugiado junto a él o huido. 

Manuscrito 5938

Costas señala que la mayoría de historiadores hablan de una embajada enviada por Bermúdez en barca hacia donde se encontraba la flota de Drake, pero según este manuscrito el encuentro se produce en Nuestra Señora del Burgo. Y otra peculiaridad son las mentiras o “faroles” de ambas partes negociadoras. Los ingleses comunican a la delegación que cuentan con cincuenta naos y los soldados de Bermúdez aseguran que la villa está defendida por dos mil hombres.

Y solo este manuscrito menciona la anécdota de dos soldados enemigos –dos mancebos Ingleses– que se quedaron perdidos cuando la tropa inglesa regresó precipitadamente a la flota debido a una tormenta.

El catedrático vigués también subraya la reiteración en este informe de los ofrecimientos de Bermúdez a Drake “intentando granjear su benevolencia”, hecho que no pasa desapercibido para los historiadores ingleses.

La flota enemiga se retira el día 9 a la ría de Bouzas y Vigo por temor al mal tiempo y, en las jornadas siguientes, con unos 5.000 hombres defendiendo Vigo, comienzan las escaramuzas. En Teis, los enemigos roban ganado, quema la imagen de San Salvador y se llevan la campana.

Es entonces cuando el manuscrito se detiene “con cierto regusto” en el enfrentamiento de un soldado español con otro inglés que no aparece en ninguna otra versión. Y en la punta del cuchillo trajo la cabeza a Vigo y el capitán le señaló de ventaja seis escudos.

Tampoco hay constancia en otras fuentes de la emboscada que las tropas españolas “prepararon sigilosamente a altas horas de la noche” , mientras toda la armada enemiga se encontraba en Teis, y que estaba formada por 180 arcabuceros y mosqueteros de las compañías de Diego de Córdoba y García Sarmiento.

Representación pictórica de la batalla naval anglo-española en A Coruña

Otro hecho que tanto las crónicas inglesas como españolas ignoran y que solo aparece en este manuscrito es el saqueo frustrado de Redondela y de la isla de San Simón, con seis frailes franciscanos que huyeron en barco cuando ya los escopeteaban. Los asaltos se produjeron el día 13, cuando las tropas de Drake ya se habían retirado tras alcanzar una tregua.

Bermúdez envía a quejarse al capitán Maldonado, cuya captura por parte de Drake también solo aparece referenciada en este manuscrito. Sin embargo, “silencia prácticamente” los días que precedieron a la marcha de la flota y el intercambio de rehenes, aunque las fuentes inglesas sí dejan claro que hubo dificultades en la negociación.

 “Algunas dudas siguen quedando ahí. Nadie aclara si realmente Drake cumplió con lo que se había comprometido o se llevó todo lo que había robado. El manuscrito relata cómo apresaron un barco donde se habían cargado todas las riquezas de la iglesia de Vigo y, aunque su devolución figuraba en los acuerdos, no aparece confirmada. De hecho, estoy convencido de que los tira y afloja que hubo hasta que se fue la flota inglesa se debieron a que no querían devolver nada y se marcharon con todo. Y el gobernador Bermúdez preferiría facilitar la partida de un enemigo tan fuerte y peligroso como Drake”, plantea Costas.

En lo que sí coinciden todos los cronistas, de uno y otro bando, es que la armada inglesa abandonó la ría el 21 de octubre. Alzó velas y se fue el enemigo no se sabe a dónde.  Volvería no muchos años después. Pero eso ya es otra historia.

“Es una cosa bonita encontrarse estas revelaciones y siendo vigués me hizo ilusión”

decoration

“Soy de Vigo y por eso me animé a hacer este trabajo. La historia me sonaba pero no había tenido ocasión de meterme en el tema. Y consulté toda la bibliografía, que es muy variada. Algunos autores son más rigurosos y otros, un poco fantasiosos. Es una cosa bonita encontrarse estas revelaciones, llaman mucho la atención, y siendo vigués me hizo ilusión”, reconoce.

La investigación le permitió regresar a la ciudad que dejó siendo un veinteañero para estudiar en Salamanca: “Todo me sonaba a mi niñez y mi juventud. Paseábamos por el Náutico y por Teis. Y he pasado muchos veranos en Baiona”.

Jenaro Costas, rector honorífico de la UNED (1995-99), publicó su artículo sobre el manuscrito a finales de 2020 en la revista anual de la Facultad Filología, precisamente en un volumen dedicado al profesor fallecido Manuel Rodríguez Alonso, que era sobrino de Xesús Alonso Montero. “Yo lo contraté siendo decano como profesor de Filología gallega. Tenía el trabajo bastante elaborado y se me ocurrió revitalizarlo con motivo de este homenaje”, explica.

El manuscrito 5938 de la BNE contiene un elevado número de apuntes de trabajo que primero pertenecieron a Florián de Ocampo y que, a su muerte, pasaron a Ambrosio de Morales.

No es el único hallazgo que le ha sorprendido mientras hojeaba documentación histórica. Jenaro Costas también ha publicado artículos sobre el relato de un cautivo de la armada del pirata Barbarroja durante su travesía desde Argel hasta Constantinopla, o el viaje fluvial de Felipe IV a través del Tajo. 

Compartir el artículo

stats