Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cunqueiro registra un pico de ingresos por COVID y pone 22 camas extra por el frío

Vacunación de una trabajadora de DomusVi Bembrive.

Vacunación de una trabajadora de DomusVi Bembrive. // José Lores

El incremento de contagios de esta tercera ola ya está empezando a reflejarse en la presión asistencial. El Álvaro Cunqueiro registró ayer el mayor pico de nuevos ingresos por COVID desde el punto álgido de la segunda ola. Recibió diez nuevos pacientes infectados de golpe. El máximo habían sido trece. Este aumento de la presión coge a los hospitales en la época en la que, habitualmente, tienen mayor ocupación. El aumento de otras patologías llevó ayer a la Dirección del Área Sanitaria de Vigo a hacer dobles la habitaciones de dos alas del complejo de Beade. En total, tuvo que añadir 22 camas.

El invierno es una época en la que tradicionalmente aumentan las hospitalizaciones. Este es atípico. Aún no han hecho presencia las habituales infecciones respiratorias, como la gripe. Las medidas de higiene y de limitación de la actividad social las han contenido. También lo están percibiendo den las consultas de los centros de salud. Los que están llegando a los hospitales son pacientes crónicos, principalmente mayores, que ven descompensadas sus enfermedades por el frío. De ahí que el Chuvi haya tenido que habilitar 22 camas extra en las alas 2C y 1C, que comparten Medicina Interna y Neumología.

Para pacientes COVID hay 60 camas reservadas en las alas 3D y 2B. Ayer, tras recibir 10 de golpe, alojaban a 36 personas –a los que hay que sumar 13 en Povisa y 3 en Fátima–. Aún hay margen. El máximo que llegó a tener el Chuvi fueron 56. En el hospital, a la espera de ver si el pico de ingresos de la noche del lunes al martes fue puntual, confían en no tener que reservar más alas para el coronavirus. La mayoría de estos ingresos proceden de brotes por encuentros en Navidad, alguno con gente que vino de Inglaterra. En las UCI de los hospitales vigueses había 20 pacientes, uno más que el día anterior.

En Urgencias del Cunqueiro también percibieron el lunes un aumento de la presión. Se registraron 360 entradas, por encima de la media del último años. El servicio percibe que la población está perdiendo el miedo a acudir al hospital, ya que 150 de estas entradas eran patología leve que se debía valorar en Primaria. Pide a la ciudadanía que mantenga el uso racional de este recurso para no dificultar su trabajo, ya que parte de su personal está destinado al área COVID, de atención a patología respiratoria.

Según el último parte del Sergas, el área registro 148 casos nuevos en 24 horas y su incidencia acumulada sigue subiendo. Ya es de 267 nuevos casos por cien mil habitantes en dos semanas. Aunque la media gallega es peor: 307. La incidencia en la ciudad sube diez puntos, hasta los 221 positivos por cien mil empadronados.

La residencia Paz y Bien de Tui es ya la primera de Galicia en contagio de residentes. Con 15 positivos más, la infección alcanza a 66, el 92% de los internos. Tras conocer estos datos, la Xunta ha rectificado y ha decidido intervenirla para reforzar al personal del centro. Desde el geriátrico de las Hermanas Franciscanas han destacado que no ha sido “por mala gestión, desatención ni desorganización”. “Hemos tenido que ser intervenidas porque el 95% de nuestro personal de Enfermería está de baja y no hemos sido capaces de conseguir enfermeras”, subrayan.

Además, el centro registró ayer su primer fallecido por COVID: un hombre de 90 años.

El portavoz de la Asociación Galega de Familiares e Usuarias de Residencias (REDE), Paulino Campos, considera que la Xunta habría cometido “un gran error” si no hubiese decidido intervenirla. “Hay datos suficientes, indicios, ya en las primeras horas del brote, que denotaban descontrol, situación caótica, sin el personal adecuado, muy poco profesionalizado y atacado por el virus además, e incluso sin los elementos de protección imprescindibles”, argumentó.

El Sergas prevé vacunar a 4.000 trabajadores en tres días

El Sergas está acelerando la vacunación. En un primer momento, preveía reservar parte de las vacunas que llegaban para la segunda dosis en residencias. Tras recibir garantías de suministro por parte del Estado, las está usando todas y, dejando pendientes algunos centros con brotes activos, ha finalizado la primera ronda en residencias y empieza hoy con sus trabajadores. Las fuentes oficiales se limitan a informar de que, en el área de Vigo, se prevé vacunar en tres días 4.000 trabajadores “de primera línea, aquellos con un mayor riesgo de exposición al COVID”, en el Chuvi y Primaria. La información facilitada a trabajadores y sindicatos es más amplia. Desde hoy y hasta el viernes, está previsto que se vacune a todo el personal de los centros de salud, incluidos tanto sanitarios como administrativos. Ayer preparaban los listados. Allí se desplazarán los mismos equipos de Enfermería –18 profesionales– que han vacunado en las residencias. Fuera de la ciudad, se concentrará en los centros cabecera. A los PAC acudirán entre el jueves y el sábado. En cuanto al hospital, se prevé empezar por las áreas en contacto con el paciente COVID, por las más expuestas a aerosoles –como Otorrino– o las que trabajan con inmunodeprimidos –Hematología, Oncología o diálisis–. La vacunación la realizarán enfermeras de Preventiva. Desde la CIG habían solicitado que se acelerara la vacunación del personal ante la llegada de la tercera ola, por lo que mostraron su alegría por la noticia.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats