SUSCRÍBETE

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El precio de la vivienda nueva acelera su alza y se sitúa en su nivel más alto desde 2014

El metro cuadrado costaba en el segundo trimestre 1.792 euros, 142 más que un año antes - La falta de stock en el mercado, clave

El precio de la vivienda nueva acelera su alza y se sitúa en su nivel más alto desde 2014

El precio de la vivienda nueva acelera su alza y se sitúa en su nivel más alto desde 2014 Hugo Barreiro

En Vigo hay poca vivienda nueva. Lo advierten desde hace tiempo las agencias inmobiliarias, que reconocen que el "cóctel" formado por la crisis del ladrillo y la caída del anterior PXOM, en 2015, atenazó durante años a las promotoras locales. Ahora los datos del Gobierno muestran que, además de escasa -o quizás precisamente por esa razón-, la vivienda nueva es también cara Y cada vez más. El último balance publicado por el Ministerio de Transporte, Vivienda y Movilidad Urbana refleja que durante el segundo trimestre de 2020 el metro cuadrado de las construcciones con menos de cinco años se tasó en la ciudad en 1.791,8 euros.

El dato sigue muy por debajo del que manejan los compradores de Madrid (3.872 euros/m2), Barcelona (3.972) o incluso Bilbao (2.847), pero sí destaca en el contexto de Galicia. Según el estudio, la media de la comunidad durante el mismo período se situó en 1.406 y la de la provincia en 1.415. El balance solo aporta información de otra ciudad de Galicia, Lugo. Allí se paga a 1.218 euros el metro.

Si el indicador de Vigo llama la atención en el contexto de Galicia, más aún lo hace cuando se analiza su evolución a lo largo de los últimos trimestres. Sobre todo teniendo en cuenta que el período que analiza ahora el ministerio -marzo, abril y mayo- coincidió con la etapa más dura del estado de alarma y con buena parte de la economía noqueada por el Covid-19. La media de 1.792 euros por cada metro cuadrado es la mayor registrada en Vigo en los últimos años. Hay que remontarse al primer trimestre de 2014 para encontrar un valor superior. Si la comparación se hace solo con períodos equivalentes -segundos trimestres-, la de 2020 marca la media más alta de la década.

Para Javier Garrido, presidente de la asociación de promotores inmobiliarios de la provincia (Aproin), la escalada de precios tiene una razón clara: la escasez de vivienda nueva en la ciudad. "Hay muy poca. La que hay es en promociones concretas", reconoce Garrido antes de citar, a modo de ejemplo, los bloques levantados en el entorno de Fátima o San Roque.

Las causas -al menos las principales- de la escasez de construcción residencial reciente también están claras para el promotor. Al igual que el resto del país, Vigo padeció los efectos del "pinchazo" del ladrillo hace una década. Sin embargo, cuando los mercados inmobiliarios de otras ciudades empezaban a descongelarse, hacia 2015, el olívico recibió un "jarro de agua fría": la supresión del PXOM de 2008. "El plan general se anuló en plena posibilidad de rebrote del sector", recuerda Garrido.

La tablas del Ministerio de Transporte muestran de hecho que el precio de la vivienda más antigua, la que supera los cinco años, tiene una evolución algo distinta. Experimenta una tendencia al alza también, pero mucho menos pronunciada. Si entre los segundos trimestres de 2019 y 2020 la construcción nueva se encareció un 8,6%, la levantada antes de 2015 subió solo un 3,1%. Su precio se situaba en junio en 1.446,3, un 24% más que las residencias recién construidas.

En el caso de las construcciones levantadas antes de 2015 se aprecia además un ligero retroceso de precio si se compara con los meses anteriores al Covid-19. En el primer trimestre del año el ministerio calculaba un valor medio de 1.501 euros, ligeramente por encima del que registraba en el segundo. El valor medio de las tasaciones -que tiene en cuenta todo tipo de vivienda libre, al margen de su "edad"- marcaba al cierre de junio los 1.450 euros, el mayor precio en siete años.

Donde sí se deja sentir el virus es en el volumen de tasaciones. Se contabilizaron 389, el 90% de propiedades levantadas hace más de un lustro. Un año antes habían sido 588. El INE refleja que en julio se cerraron en la provincia 63 operaciones de compraventa de vivienda a estrenar, un 40% menos que el año pasado. Las protagonizadas por propiedades de segunda mano descendió mucho menos, un 22%.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats