Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El taxi se reinventa en tiempos de Covid

El sector camina hacia los viajes compartidos mientras va recuperando vehículos en la calle

Un grupo de taxistas de la cooperativa. Abajo, su nueva web.

Un grupo de taxistas de la cooperativa. Abajo, su nueva web. // Marta G. Brea

El vaciado de las calles durante el estado de alarma colocó en un brete al sector del taxi. Sin más clientela que la prioritaria, los patronos vigueses hicieron principalmente tres cosas: adaptarse a la sobrevenida situación -como ajustar los turnos de trabajo o instalar mamparas de protección-, ofrecer su ayuda en un gesto de solidaridad. No se ha perdido el tiempo. La última muestra es el estreno por parte de Radio Taxi de una nueva web que explora hasta los límites de la actual regulación el fenómeno -ya más presente que futuro- del transporte compartido. El portal (radiotaxi4700.com) añade la posibilidad de reservar un viaje con antelación para que otros usuarios se puedan unir a él y compartir costes.

Es un comienzo. Necesario, por otra parte. "Estamos peleando todo esto porque si no te mueves, te comen", introduce Manuel Chorén, responsable de la cooperativa de taxistas de la ciudad. En la web basta con registrar un nombre de usuario y especificar los detalles del trayecto (origen, destino, el día y la hora) para que la solicitud conste en la base de datos y Radio Taxi pueda coordinar el "pacto previo" entre clientes (incluyendo la parte de la tarifa que abona cada uno), todo lo más que permite la ordenanza municipal. Se trataría de un ensayo previo a la implantación de un modelo propio para anticiparse al desembarco de gigantes tecnológicos como Uber o Cabify, como ya ocurre en otras ciudades cercanas como A Coruña.

El "proto-taxi" compartido se ha ido perfilando en el estado de alarma, cuando los taxistas tuvieron que ajustarse a turnos del 50%, con caídas en picado de los ingresos. Paulatinamente han ido entrando en su "nueva normalidad". Desde el pasado 1 de julio se ha incorporado cien vehículos más a las paradas hasta alcanzar los 368. En la ciudad constan en torno a 550 taxis. Chorén recalca que el nivel de actividad de los últimos días está todavía muy lejos del año pasado pese a un repunte, de ahí que el sector haya abierto otras vías para evitar el estancamiento, y de paso, hacer un servicio esencial. Uno de ellos es la firma de un convenio entre el Sergas y la federación gallega (Fegataxi) para el transporte de sanitarios a domicilios de pacientes, un fenómeno cada vez más frecuente por las prevenciones ligadas al coronavirus y, estructuralmente, por el envejecimiento progresivo de los cupos que fuerza a la sanidad a hacer más "puerta a puerta".

Revolución más profunda

El taxi vigués acarrea fama en el sector por su apego a los nuevos usos y la tecnología. "Tenemos una gestión de flota de lo más moderno de España, Vigo es un referente. He estado en Madrid con compañeros y se han quedado alucinados", defiende Chorén, que agradece la colaboración institucional de la Xunta y el Concello. Y eso que lo aplicado hasta ahora es solo una punta del iceberg. La cooperativa, como reveló el pasado verano este diario, tiene encima de la mesa un modelo para implantar rutas compartidas y a demanda a los hospitales con una tarifa plana más asequible que la actual: el viaje desde el centro suponeuna media de 20 euros.

El otro gran anhelo es el uso de la PassVigo, cuestión que ha formado parte de recientes conversaciones con el Ayuntamiento. "Nos interesa mucho, mucho". La idea de los patronos es llevar a los vehículos el dispositivo de pago con la tarjeta monedero viguesa y abrir la puerta a la aplicación de descuentos a jubilados o estudiantes, al igual que Vitrasa. Eso, y el renting, que reivindican como una solución ideal para disponer siempre una flota nueva, y por tanto con menos emisiones, y menos costosa, pues estiman que la cuota alcanzaría unos 300 euros al mes.

Esos cambios llenan de orgullo a Chorén, a un año de su jubilación y de la retirada de la primera línea de la representación del sector. La cooperativa -mayoritaria en la ciudad- debía haber celebrado una asamblea en marzo para convocar una votación y resolver el relevo. El coronavirus la truncó, por las restricciones a las reuniones multitudinarias.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats