Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cura salesiano de Vigo investigado por abusos a menores, en libertad

La sala no aprecia riesgo de fuga ni de reiteración delictiva. Impone una orden de alejamiento de los chicos de 500 metros

El acusado, tras ser detenido en julio de 2019. / I. AbellaI

El acusado, tras ser detenido en julio de 2019. / I. AbellaI I. ABELLA

Tras casi un año en prisión provisional, la Audiencia Provincial acordó poner en libertad a Segundo C. el salesiano vigués de 40 años y profesor Los presuntos hechos habrían tenido lugar durante el campamento organizado por la Orden en Cambados el verano pasado. Un total de seis familias presentaron denuncia por los supuestos tocamientos que el sacerdote habría realizado a los jóvenes, de entre 10 y 12 años. El auto de libertad, con fecha de 30 de abril, desestima la decisión del juzgado que dirige la causa, Instrucción 4 de Cambados que había ratificado la medida de privación de libertad.

La sala provincial entiende que ya no existe riesgo de fuga por parte del acusado ni de destrucción de pruebas, ya que la instrucción está casi finalizada y la totalidad de la prueba practicada. De igual modo, le impuso como medida cautelar una orden de alejamiento de los menores de 500 metros. Este hecho, y para certificar su cumplimiento, el acusado decidió trasladarse fuera de la ciudad viguesa.

La defensa del salesiano solicitó hasta en tres ocasiones su puesta en libertad preventiva, pero en esta ocasión sus argumentos sí fueron razonados por la Audiencia. Entre ellos, además de la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la propia necesidad de esta medida cuando la instrucción está en su punto final, destaca la comparativa de casos entre el presente y otro de abusos a menores con escenario también en la ciudad olívica: la causa contra el hostelero C.V., condenado a 36 años de prisión por abusos a seis menores. Entiende la defensa que ante un caso, a priori con varias similitudes por el tipo delictivo del que se acusa al reo, el hostelero no pasó tanto tiempo en prisión preventiva como el salesiano. Es más, sostiene la defensa que una vez su sentencia condenatoria fue firma, no ingreso de forma inmediata en el penal, razones que consideró suficientes para que Segundo C. obtuviese la libertad provisional.

El religioso vigués se ha declarado siempre inocente de los cargos que se le atribuyen en una primera declaración, reiterando esta misma versión exculpatoria en una segunda declaración ante la sala, según ha podido saber este periódico. El sacerdote, de unos 40 años, es profesor de Religión y llevaba muchas actividades extraescolares, así como la página web del colegio vigués. Entre estas actividades destacaba su labor de coordinación en el campamento de verano de los Salesianos en su centro de verano en Cambados.

Varios escolares comentaron con una monitora algunos comportamientos inadecuados del sacerdote, que al perecer tuvieron lugar mientras estaban acostados, y que habrían sido vistos por otros compañeros. El campamento era de unos 160 escolares de ambos sexos, si bien parece ser que los que denunciaron lo sucedido fueron solo niños. Medidas adoptadas De inmediato los Salesianos aplicaron el protocolo que tienen para los casos "contrarios al código de conducta para la protección de menores y adultos vulnerables que se aplica en todos nuestros centros" y apartaron al docente, a la vez que comunicaron a las familias de las víctimas lo ocurrido, poniéndose a su disposición para todo lo que necesitasen.

En la causa abierta en el Juzgado de Instrucción 4 de Cambados, se han personado como acusación particular los padres de cuatro de los menores afectados. También se ha personado la Congregación Salesiana, citada como posible responsable civil subsidiaria.

Consternación en la Orden

La reacción del colegio Salesianos María Auxiliadora de colegioVigo el mismo sábado que los menores alertaron sobre lo ocurrido, apartó al sacerdote de su trabajo con los menores y se intentó aclarar lo ocurrido con los escolares y sus familias. La Orden se puso a disposición de las familias, de la Policía y de las autoridades judiciales para colaborar "en todo lo que sea preciso".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats