Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las placas del callejero de Vigo con más caché

-El trabajo de campo tiene como objetivo conservar estas piezas del patrimonio cultural - Realizará un proyecto de señalización para dar a conocer las más destacadas

La placa de la calle Sanjurjo Badía de Vigo

La placa de la calle Sanjurjo Badía de Vigo

En algunas calles de la ciudad solo hace falta levantar la cabeza para contemplar muestras destacadas del patrimonio cultural. Muchas veces pasan desapercibidas y, sin embargo, pueden atesorar importante valor histórico o artístico. Son las placas de las calles que, además de poner nombres al mapa vigués, son pedazos de la historia olívica. Para su correcta conservación, el Concello ha llevado a cabo la catalogación de 40 de ellas, la mayor parte en el Ensanche. De este inventario se han escogido 15 para desarrollar un proyecto de señalización que contribuya a su divulgación entre la población.

Dentro del esfuerzo de estudio y catalogación que la Concejalía de Patrimonio Histórico está realizando para proteger el patrimonio vigués, ha incluido placas que por su factura o por su historia tienen un valor destacado. Algunas de las que se encontraban más deterioradas ya fueron recuperadas hace varios años, pero todavía queda trabajo por hacer para devolver a otras a su esplendor y darlas a conocer. De ahí que se iniciara un trabajo de campo en el que se han documentado cuatro decenas de placas y se ha realizado un diagnóstico de su estado de conservación.

Se eligieron aquellas que señalizaron las calles que conformaron la ciudad moderna, en la mayoría de los casos, con los nombres de personajes destacados de la vida pública de la época. Y también se incluyeron aquellas obras de artistas de reconocido prestigio a nivel nacional. "Estamos redescubriendo y conservando nuestro patrimonio artístico que es excepcional, Asorey, Benlliure...", resalta el alcalde, Abel Caballero.

Todas las placas seleccionadas dieron nombre a calles principales y muchas sustituyeron a las denominaciones originales a medida que crecía la ciudad. Por ello, desde el Concello destacan que esta antología es "una historia de Vigo en formato audiovisual que ayuda a comprender la transformación de la villa en ciudad". Lo hace a través de los regidores ilustres, los grandes ingenieros o los empresarios pioneros cuyos nombres quedaron grabados en ellas.

Los técnicos de la concejalía han destacado 15 placas como las más representativas, tanto por su valor histórico o artístico, como por el material empleado, habitualmente mármol y latón con pátina de bronce. Serán señalizadas.

Las realizaron artistas de primer nivel. Entre ellos, algunos de los grandes escultores españoles de los siglos XIX y XX. Realizaron estas placas no solo para cumplir la misión de identificar la calle, sino para atender el encargo de decorarla. Algunas piezas, más clásicas, son en relieve y otras, más rompedoras, se realizaron en tres dimensiones. Como la que el escultor Mariano Benlliure realizó para la calle Eduardo Iglesias y que hoy se expone en el museo de Castrelos.

De este artista es también la placa realizada para la calle López Mora en mayólica, un esmalte con plomo y estaño sobre cerámica. Del insigne Francisco Asorey se conserva la de la calle Doutor Corbal, que mezcla distintas técnicas añadiéndole dificultad. También es singular su obra para la Alameda de Eduardo Cabello, una escultura en sí misma.

De la Escola de Artes e Oficios surgieron en muchos casos los artesanos que realizaron las placas, como Jesús Miramontes o Alejandro Curty. Este último, maestro del centro, es el autor de las piezas que señalizan Sanjurjo Badía. Tienen la peculiaridad de que se adaptan al lugar, ya que en la subida al monte de A Guía indica los dos viales.

Compartir el artículo

stats