Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Vigo más mestizo

La "colonia" hispana y africana dobla a la de otros países de la UE

Simón Espinosa

No es extraño caminar por la ciudad y darse de bruces con una de las muchas sedes de consulados que pueblan el centro. Esa, que es una realidad institucional, tiene a su vez un fiel reflejo en la calle. Cada vez es más común que en las esquinas de los barrios, en los mostradores de los comercios o en las mesas de cafeterías se dé un cóctel de acentos y culturas. Es el Vigo "mestizo". Un crisol de procedencias que no deja de expandirse. La última actualización que ha publicado el INE del Padrón continuo (a fecha de 1 de enero de 2019) señala que el número de personas con nacionalidad extranjera registrados en la ciudad creció un 11% en solo un año. Pasaron de 12.989 a 14.416. Fundamentalmente, gracias al empuje de las "colonias" hispanoamericana y africana. El repunte es tal que una y otra sumadas duplican al número de residentes con DNI de otro país de la UE -teniendo en cuenta aún al Reino Unido, que para entonces todavía no había consumado el inminente Brexit-.

El Instituto Nacional de Estadística calibra la población extranjera en dos variables. Una, teniendo en cuenta la nacionalidad. Es la más sensible a los últimos movimientos migratorios. Y la otra, el país de nacimiento. Estos últimos son más del doble (30.908), en gran medida por la enorme huella que las emigraciones masivas de la segunda mitad del siglo XX dejaron en las cartillas de nacimiento de muchos vigueses. Son los nacidos en Argentina, Uruguay, Venezuela, Centroeuropa... Que hicieron con su padres las maletas de regreso a la ciudad. La comparación, en consecuencia, deja otra lectura: la mitad de este grupo ya no conserva el carné del país que los vio alumbrar.

Así pues, teniendo en cuenta los que sí conservan la nacionalidad, los datos de Estadística arrojan un crecimiento relevante, principalmente, de los que llegan de América Latina (7.344; casi un 18% más que el año previo) y de África (1.555; un 6% más). La suma de ambos colectivos (8.899) llega a doblar a los que tienen nacionalidad dentro de la Unión Europea (4.356; cae un 4,3%), sin contar los países de fuera del club comunitario como Rusia o Ucrania (362).

Por países, sobresale el crecimiento de la "colonia" venezolana, un país azotado por la inestabilidad política y la emergencia social. Pasaron de 909 registrados a comienzos de 2018 a los 1.370 del arranque de 2019, lo que arroja un alza del 50%. Entre los crecimientos más destacados, también medraron los extranjeros con nacionalidad brasileña (de 1202 a 1305) colombiana (de 756 a 958) y peruana (de 467 a 572). En lo que respecta a África, despunta sobre todo la expansión en número de la comunidad senegalesa, que osciló de los 577 a los 623 en un año. En los países asiáticos el alza es suave. Conforman una colectividad de 788 vecinos, de los cuales dos tercios proceden de China (509).

La otra cara de la moneda la dejan los países europeos. En su caso descienden levemente los alemanes, búlgaros o los rumanos. Estos últimos, entre los que más: de 1078 a 1014. Crecen en unas pocas decenas, por el contrario, los extranjeros con nacionalidad italiana, polaca o británica. Los portugueses también repuntan un 3,4%. Los residentes con DNI luso son 1.662. Paradójicamente, y pese a la cercanía de la Raia, una cifra muy cercana a los residentes africanos en la ciudad.

Ciudad en expansión y abierta

Más allá del peso de los extranjeros en el mapa demográfico vigués, el INE vuelve a refrendar el crecimiento de población que ya manifestaron otros indicadores. Mientras el servicio de estadística municipal, en su último repaso, ya dio por superada la barrera de los 300.000 habitantes, el Instituto es un tanto más conservador, al situar la población total en 295.364 habitantes. En 2018 anotó 293.642.

Además, al atractivo exterior de la ciudad hay que sumar otro. Un poder de captación no ya dentro de las propias fronteras españolas, sino desde el interior de Galicia. En la década entre 2008 y 2018 Vigo dio la bienvenida a 7.500 gallegos que residían en otras urbes.

Compartir el artículo

stats