Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los niños utilizan la inteligencia artificial para crear pequeños coches autónomos

Un campamento tecnológico organizado por la empresa Kidcode permite a los más jóvenes programar vehículos para esquivar obstáculos o reaccionar ante los semáforos

Los niños tambíen diseñan e imprimen drones en impresoras 3-D. // FdV

Los niños tambíen diseñan e imprimen drones en impresoras 3-D. // FdV

Las empresas y las generaciones más jóvenes son conscientes de que Vigo es un motor para el conocimiento, la industria y la innovación y que el sector de la automoción es clave en todos los sentidos. Especialmente, de cara al futuro, en lo que respecta al coche autónomo. Por ello la compañía viguesa Kidcode ha organizado un campamento tecnológico este verano destinado a niños de todas las edades. En estas jornadas están ya aplicando inteligencia artificial básica programando vehículos autónomos con la tecnología Lego Mindstorms, añadiéndole sensores e instrucciones para que esquiven obstáculos, aminoren la velocidad, frenen, sigan un circuito o reaccionen ante los semáforos. El vehículo responde según lo que los pequeños ingenieros han programado previamente.

"Los niños vigueses viven muy de cerca el desarrollo del coche autónomo de PSA. Consideramos que es una gran ocasión para explicarles el tipo de sensores que se necesitan, cómo funciona la visión artificial o el Internet de las Cosas. Muchos de los que participan en estas actividades habían oído ya previamente hablar del coche autónomo y, pese a su corta edad, se plantean ya un desarrollo profesional en este sector. Saben que en Galicia va a haber muchas posibilidades en este ámbito en el futuro. Queremos que el talento se quede en esta tierra y para ello hay que ayudarles a identificar sus intereses y fortalezas y aportarles buenos referentes.", explica la gerente Leticia Costas, y gerente de Kidcode. Esta divulgadora científica de 36 años dejó su trabajo en Barcelona para regresar a su Vigo natal y "crear algo que tuviera un impacto positivo en la ciudad".

Un ejemplo de ello es este campamento científico que, en las últimas semanas, ha repasado la historia del planeta Tierra a través de la tecnología. Ahora han llegado a la era digital y los alumnos están absolutamente entregados a aprender el software que se utiliza para programar los coches autónomos y colocar los motores y los sensores que necesitan.

Pero tampoco se quedan al margen de otro de los grandes fenómenos tecnológicos de los últimos años: el dron. Diseñan drones y los imprimen en 3D. Los profesores les enseñan también las metodologías de innovación que siguen las universidades norteamericanas y distintas empresas para dotar a estos aparatos de inteligencia artificial con el objetivo de que actúen de forma coordinada y tomen decisiones por sí mismos en tiempo real.

"Creemos que la innovación se puede entrenar desde pequeños, aprendiendo a detectar problemas, ideando soluciones y creando prototipos para testar nuestras ideas", explica Leticia Costas. Con una plantilla profesional formada al 90% por mujeres (ingenieras, diseñadoras, pedagogas...), en la empresa viguesa Kidcode apuestan no solo por formar en competencias tecnológicas a los niños, sino también por orientar a las familias sobre las nuevas profesiones surgidas a partir de la industria 4.0 para que fomenten en sus hijos esta pasión por la innovación tecnológica.

"Hacemos también proyectos para empresas como PSA y siempre hay un trasvase de conocimiento hacia estas actividades que organizamos", concluye la gerente de Kidcode.

Compartir el artículo

stats