Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rubén Pérez: "El objetivo de Marea de Vigo es multiplicar su número de ediles"

"Seremos escrupulosos con los tiempos de Podemos, vamos a esperar a que ese proceso se dé y cerrar acuerdos con ellos y otras fuerzas"

Rubén Pérez. // R. Grobas

Marea de Vigo tiene ya candidato oficial a las elecciones municipales de 2019. La formación celebró ayer un acto para refrendar a Rubén Pérez, su actual portavoz municipal y uno de los tres ediles que la representan en la corporación desde 2015, como cabeza de lista a la cita con las urnas del próximo año. Pérez, único candidato a liderar la lista se reconoce "optimista". "En las encuestas Marea de Vigo sube y tenemos sensaciones muy buenas. Hace tres años éramos perfectos desconocidos y ahora esa situación ha cambiado".

-Podemos de Vigo ha planteado ya negociar una coalición con Marea, ¿Cómo lo ve usted?

-Creo que es una buena noticia que Podemos esté en el proceso de las municipales para 2019. Es un mandato también de la Marea de Vigo buscar esos encajes que nos permitan avanzar colectivamente y ganar más espacio municipal y en las diputaciones provinciales. Nosotros vamos a ser absolutamente escrupulosos con los tiempos de Podemos. Sabemos que va a abrir ese proceso en la ciudad y vamos a esperar a que se dé y cerrar acuerdos con Podemos y otras fuerzas, como Equo, que también presentaron candidatura en 2015 y ahora sería importante que se sumaran a un espacio colectivo de unidad popular como la Marea de Vigo.

-Usted acaba de ser proclamado candidato por Marea de Vigo. ¿En qué escenario le dejaría un posible acuerdo con Podemos?

-El candidato de Marea de Vigo va a estar en una papeleta en 2019. Es un mandato que tenemos de nuestra asamblea. Lo que tenemos claro es que hay cuestiones que en su momento parecen absolutamente trascendentales y luego desaparecen en el tiempo. En 2015 estaba lo de las agrupaciones de electores. Nosotros lo que vamos a buscar es que en la Marea de Vigo, dentro de esa lista que vamos a configurar, estén representadas todas las sensibilidades que quieran trabajar con nosotros. Creo que hay debates que tenemos que profundizar. Tenemos tiempo para hacerlo. Lo que no podemos es poner un apriorismo encima de la mesa. Además hay que respetar democráticamente los mandatos de las bases de Podemos, pero también los Esquerda Unida, Anova, Marea de Vigo...

-En 2015 Marea consiguió tres ediles en solitario. ¿Qué podría aportar Podemos en 2019?

-En 2015 mucha gente que era simpatizante de Podemos votó al PSOE al encontrarse con que Podemos no se presentaba. Que ahora participe y apueste por una confluencia con la Marea de Vigo y otros sujetos significa que mucho votante de Podemos que entonces decidió apoyar al PSOE (y eso explica la mayoría de Abel Caballero en muchas mesas) ahora pueda sumarse porque tiene un espacio de confluencia amplia. Antes éramos una expectativa desconocida y ahora una realidad política.

-¿Cree que será posible revalidar los tres concejales logrados en 2015 o incluso superarlos?

-Sí. Desde luego. Todas las encuestas lo dicen y el objetivo es multiplicar el número de concejales de la Marea de Vigo.

-¿Cuál cree que será el resultado de Marea de Vigo entonces?

-Yo hace años que no hago quinielas porque soy cauto.

-Antes hablaba de multiplicar concejales. Supongo que se refería, al menos, a multiplicar por dos.

-Estaría bien. Estamos en un escenario muy incierto. No es lo mismo que el proceso vaya acompasado de elecciones generales, hay que ver también qué pasa con las elecciones andaluzas... Hay un indicador importante: el nerviosismo que Caballero tiene con Marea.

-¿Perjudica a Marea que el BNG vaya a las elecciones por libre?

-No, ya fue así en 2015. Si el BNG no está en la corporación es por una ley electoral injusta que ya impidió en 2011 que lo hiciera Izquierda Unida. Sigo pensando que es una vergüenza esa ley electoral y que democráticamente el BNG tendría que estar en la corporación porque es representativo de una parte sensible de los vigueses. Las discrepancias con el BNG son más de proyecto ideológico y creo que sería un error plantear el modelo bipartito de la Diputación. Nosotros no vamos a estar en ese bipartidismo que ya gobernó esta ciudad.

-¿Le gustaría repetir como candidato con el equipo actual?

-Una de las virtudes y riquezas que tuvo la Marea de Vigo fue que el grupo municipal funcionó como un engranaje importantísimo. Funcionamos por consensos y esto, en el ámbito de las mareas, es muy difícil decirlo. La verdad es que con Marga y Xosé Lois fue fácil trabajar. También es cierto que compatibilizamos nuestras vidas laborales con el trabajo en el ámbito institucional y en el caso de los compañeros es difícil. Es lo único que creo que puede condicionar esa cuestión. Desde luego tenemos claro que lo que funcionó hasta ahora puede funcionar más tiempo.

-¿Podría hacer un balance autocrítico de los últimos años?

-Creo que la primera autocrítica es que los espacios de unidad popular que se construyeron en Galicia durante las municipales (que resultaron ilusionantes) no fueron capaces de buscar esos mismos consensos en el ámbito autonómico y estatal. Marea de Vigo creo que mantuvo una relación muy cordial con todos los diputados de En Marea, pero deberíamos reflexionar. En mi opinión muchas veces también nos falta pedagogía. No ayudan tampoco los medios. Tres concejales tendrían que tener una presencia acorde. Ese es otro debate, pero la primera responsabilidad es nuestra. Creo que pedagógicamente la izquierda quiere estar menos en los medios e instituciones y más en la calle.

-¿Cuál es su principal crítica al gobierno local del PSOE?

-Primero no entender que Vigo no es una ciudad escaparate, sino una ciudad con muchísimos flancos que solventar. Las grandes empresas (Povisa y Citroën) están justo este mes anunciando liquidaciones de empleo y hay muchísima exclusión social. También creo que Vigo perdió en calidad democrática.

Compartir el artículo

stats