Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El vuelo Vigo-Barcelona duplica los viajeros en dos años y supera ya su techo histórico

Registra una demanda récord hasta octubre y va camino de superar los 281.500 pasajeros de su mejor año: 2007 - Ryanair y los refuerzos de Vueling, claves en la recuperación de la ruta

Un avión de Ryanair despega de Peinador // M. G. Brea

Nunca en la historia de Peinador se movieron tantos viajeros entre Vigo y Barcelona como actualmente. El año 2007, cuando se marcaron la mayoría de hitos en Peinador, deja de ser la referencia histórica en favor del ejercicio en curso, en el que acumula hasta octubre más pasajeros que nunca en este periodo y probablemente hará que cierre por encima de los 281.500 en los que está ahora su techo anual. Además, mueve ya la mitad que la ruta pulmón de Vigo: Madrid.

En los diez primeros meses del año más de 240.600 personas volaron entre Peinador y El Prat, y viceversa. Son 1.200 más que en su mejor ejercicio. Las elevadas ocupaciones que registra Ryanair (más del 90%) y el aumento de plazas introducido por Vueling en noviembre y diciembre, hacen presagiar que la ruta certificará su año récord a las puertas de los 300.000 pasajeros.

El vuelo Vigo-Barcelona resucitó en menos de dos años. En 2015 tocó fondo con solo 130.000 viajeros. Fueron 151.000 menos que en 2007, su mejor ejercicio. Ahora, en apenas 24 meses, ha recuperado la totalidad. ¿Cómo? El "milagro" tiene básicamente dos nombres propios: Concello de Vigo y Ryanair.

El convenio de promoción turística que rubricó el gobierno local con la aerolínea low cost irlandesa marcó un antes y un después. En enero de 2016 comenzó a operar en Vigo con un avión diario de 189 plazas en cada sentido. La demanda no tardó en responder: aviones llenos y completos a una semana vista. Vueling, la otra aerolínea que cubre la ruta y que se quedó en solitario desde la quiebra de Spanair, incluso mejoró sus resultados. De hecho, la competencia permitió que rebajara sus tarifas, lo que redundó en un mejor servicio para los usuarios de la ruta entre Vigo y Barcelona. Tras la entrada de Ryanair, la ruta pasó en un solo año de contabilizar 130.363 viajeros (2015) a casi 266.000 (2016). Ahora va camino de superar los 280.000 al cierre de 2017.

Este espectacular despegue no solo ha elevado a la ruta Vigo-Barcelona hasta su mejor registro histórico, sino que ha pasado a situarse como la segunda con mayor demanda de Galicia tras la de Santiago. Un logro que ya certificó al cierre de 2016. La última vez que había contabilizado más viajeros que Alvedro fue en 2008. Allí opera esta conexión en exclusiva la compañía Vueling, que recibe desde hace años apoyos millonarios de su gobierno local para ésta y otras rutas.

La crisis económica, la quiebra de Spanair y los apoyos económicos a los otros dos aeropuertos gallegos y también a Oporto de los que se llegó a vetar a Peinador, provocaron que la ruta viguesa se desangrara. En el caso de la conexión herculina, el número de pasajeros osciló durante la crisis entre los 181.000 y 255.000. Hasta octubre, el enlace olívico continúa por delante del coruñés. En Peinador se contabilizan 240.642 pasajeros frente a 231.168 de Alvedro.

Lavacolla continúa siendo la terminal de Galicia que más pasajeros mueve en la ruta a Barcelona. Hasta octubre suma 353.000, son 113.000 más que la de Vigo. En este caso, y al igual que en Peinador, la ruta también la operan Vueling y Ryanair, pero con mayor número de vuelos que en Peinador. De hecho, la aerolínea irlandesa tiene el doble, al disponer de dos vuelos diarios en cada sentido.

Segundo vuelo diario

Precisamente el segundo vuelo diario de Ryanair a Barcelona está entre las demandas ciudadanas y que el propio Concello llegó a trasladar a la aerolínea. Y este mismo año lo llegó a fletar varios días durante dos meses. El resultado fue exitoso, ya que superaron también el 90% de ocupación media.

Y, aunque Ryanair no ha introducido mejoras en la temporada aeronáutica de invierno (noviembre-marzo) respecto a 2016, quien sí lo ha hecho es Vueling, su principal competidora. Como adelantó este periódico, ha puesto en el mercado 10.000 plazas más que el año pasado en los próximos cinco meses.

Y, aunque las elevadas ocupaciones demuestran que la apuesta del Concello por potenciar la ruta a Barcelona ha sido acertada, probablemente el techo de esta conexión es muy superior al que acaba de marcar. Y es que ninguna de las dos compañías ofrece vuelos "madrugadores" que permitan estar en Barcelona a primera hora, lo reduce las posibilidades de enlazar hacia otros destinos y dificulta poder realizar una jornada labora completa. Además, la mayoría de Vueling de la tarde no llegan hasta las 00.30 horas, un horario intempestivo. Los de Ryanair operan a primera hora de la tarde.

Compartir el artículo

stats