DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste del transporte público

Vitrasa congela el precio del billete y mantiene el de los bono-bus por tercer año

El trayecto con la tarjeta verde se mantiene en 86 céntimos y con el convencional, en 1,32 euros

Los usuarios del transporte público municipal no tendrán que hacer frente a subidas en las tarifas con el nuevo año. Ni los vigueses ni los foráneos. El gobierno local tiene la previsión de congelar en 2015 y por tercer año consecutivo el precio de los bonos de Vitrasa, que desde el pasado mes de enero solo se conceden a empadronados en la ciudad. En esta ocasión, además, se mantendrá también inalterable el precio del billete ordinario, que es la única tarifa a la que pueden acceder los inscritos en otras localidades -excepto los que estuvieran en posesión de la tarjeta verde antes de 2014, que pueden seguir utilizándola-.

Las tarifas en todas las modalidades de descuento se mantendrán estables un año más. Con la tarjeta verde, de la que puede beneficiarse cualquier ciudadano con tal de que esté empadronado en Vigo, el viaje costará 86 céntimos. El servicio seguirá siendo gratuito para todos aquellos pensionistas que acrediten tener unos ingresos anuales que no superen el salario mínimo interprofesional. Tampoco tienen que abonar nada las personas con movilidad reducida que utilicen silla de ruedas, así como su acompañante. El de los estudiantes es otro de los colectivos beneficiados por los descuentos de los bonobuses. En 2015, los alumnos del campus de la Universidad de Vigo que soliciten la tarjeta correspondiente seguirán desembolsando 65 céntimos por trayecto. Son 83 céntimos para los estudiantes de Primaria, Secundaria y Formación Profesional de centros vigueses. Mediante la tarjeta social, las personas que perciban el paro o la Renta Activa de Inserción, continuarán desplazándose por 66 céntimos el viaje.

Las arcas municipales, a través de subvenciones al transporte público, aporta la diferencia entre las tarifas reducidas y el precio del billete ordinario. Así, asume 66 céntimos por desplazamiento en la tarjeta social, para contribuir con los desempleados y perceptores de la Renta Activa de Inserción; 49 céntimos, por cada viaje de los estudiantes; y 46 céntimos, por el de los usuarios de la tarjeta verde. En el descuento de los universitarios, colaboran el Concello y la Universidad. El primero aporta 45 céntimos y el segundo, 22.

Haz click para ampliar el gráfico

Los bonos de autobús urbano no han subido desde septiembre de 2012, cuando se incrementaron en dos céntimos por la subida del IVA. En 2013 se congeló todo el paquete de tarifas a exigencia del Bloque Nacionalista Galego, que condicionó su apoyo al presupuesto municipal a esta medida, entre otras. En el presente ejercicio, el gobierno local mantuvo los mismos precios en los bonobuses, pero incrementó el del billete ordinario en ocho céntimos, con lo que pasó de costar 1,24 euros a 1,32. Un ascenso del 6,45%. Fue el más alto de los últimos años. El próximo año, según la previsión del Gobierno local, este precio no sufrirá variaciones y se mantendrá congelado al igual que el de las tarifas reducidas.

La reunión del Consejo Sectorial de Transportes, en la que se abordará la actualización de los precios de Vitrasa, está previsto que se celebre en el mes de diciembre. Ante la cercanía de la fecha, los grupos municipales empiezan a plantear sus propuestas. El BNG anunció que prevé proponer en el próximo pleno que se amplíe el bonobús a los parados de larga duración -no solo a los que perciben subsidio- y a las personas que carezcan de fuentes de ingresos. Su portavoz local, Irlanda Veloso, también reclama que se efectúe una auditoría para obtener datos "reales" del funcionamiento del servicio.

Compartir el artículo

stats