Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alrededor de 150 médicos se apuntan para reforzar la atención en los centros de salud

Julio García Comesaña, ayer, en el Parlamento XOÁN ÁLVAREZ

Con la intención de aliviar la carga de trabajo de la Atención Primaria debido a la ingente cantidad de bajas y altas laborales que hay que tramitar por el COVID y que obliga a los médicos de detraer atención de la asistencia sanitaria ordinaria, el Sergas se propuso contratar a facultativos sin especialidad para reforzar los centros de salud y contribuir a descongestionar la situación. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, avanzó ayer que un total de 150 facultativos respondieron al llamamiento y se han inscrito en las listas de contratación para optar a estos contratos temporales. La Xunta valora ahora qué número exacto de profesionales incorporará a la plantilla, que lo harán con la categoría de técnico sanitario.

Su acceso será a principios de febrero, porque antes deben realizar una formación específica. Este personal se encargará de tareas como la tramitación de bajas, la elaboración de informes, la renovación de recetas para pacientes crónicos y el seguimiento de pacientes COVID, tal como informó ayer el conselleiro en su comparecencia parlamentaria para da cuenta de la evolución de la pandemias y si impacto en el primer nivel de atención sanitaria.

Además, en “próximos días” se anunciará la convocatoria de plazas para la nueva categoría de facultativo especialista de Atención Primaria, para realizar también guardias en los servicios PACs, a la que se podrá acceder a través de un concurso de méritos.

Problema general

Comesaña sostuvo que la solución es “todo menos sencilla porque el personal es el que tenemos” debido a una escasez de médicos ante un problema general de toda España, por lo que derivó la responsabilidad de adoptar más medidas al Gobierno central, y se empleó a fondo en la defensa de las medidas adoptadas por la Xunta para descargar a los médicos y la actividad de los centros de salud, desviando la acción a otros ámbitos, como los grandes centros de vacunación, el COVID-auto o los espacios de test públicos y las farmacia.

La diputada del BNG Montse Prado advirtió de que la situación de la Atención Primaria es una “voladura programada” y que esconde detrás la intención del PP de “engordar la sanidad privada”. Además, censuró que el teléfono del COVID está “permanentemente colapsado”, a lo que Comesaña reconoció que hubo momentos de saturación por 8.000 casos activos nuevos diarios, pero que se puso más personal para que la espera no supere los 15 minutos de media.

El viceportavoz parlamentario del PSdeG Julio Torrado lamentó que haya “976 profesionales menos” en Atención Primaria frente a 2009, dato que Comesaña negó que fuese así afirmando que se aumenta el capítulo de gasto de personal, frente al de inversiones, lo que demuestra, dijo, que hay “más personal”. “Es un problema de modelo y de recursos, no es un problema de que los profesionales estén de vacaciones. Eso alimenta una situación, pero ya estábamos así antes de la pandemia”, recriminó Torrado.

Xoán Álvarez

El PSdeG reordena a sus diputados

El de ayer fue el primer pleno del Parlamento tras el relevo de Gonzalo Caballero por Luis Álvarez como portavoz parlamentario en las filas socialistas. Este recambio se trasladó a los escaños que ocupan los diputados del PSOE, pasando ahora a la primera fila Luis Álvarez y los tres viceportavoces. Caballero se sienta ahora en la segunda línea y sus colaboradores más próximos pasan a posiciones más retrasadas. El exportavoz socialista no acudió ayer al pleno por estar en cuarentena, como otros tres parlamentarios: Marta Novo, del PP, y María González y Manuel Lorenzo, del BNG.

Compartir el artículo

stats