Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Galicia estrena su tren de alta velocidad

Mañana arrancan los viajes comerciales

Tren utilizado hace un mes por la ministra de Transportes para el viaje “en pruebas”. | // JESÚS HELLÍN

Galicia estrenará mañana su tren de alta velocidad con el arranque de los viajes comerciales, pero hoy asistirá a la puesta de largo con un viaje inaugural desde Madrid a Ourense en AVE comandado por el rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañados por una nutrida representación de autoridades políticas. Porque el día se puede calificar sin dudas como histórico, dado que, ahora sí, se inicia un servicio que desde su gestación tiene detrás veinte años de planificación y obras, seis ministros de Fomento, cuatro presidentes del Gobierno y numerosas fechas y aplazamientos antes de su culminación, que de todas formas no es definitiva, ya que faltan por concluir –de hecho ni siquiera comenzaron– los 17 kilómetros de la variante exterior de Ourense y la entrada en funcionamiento, a mediados de 2022, de los trenes Avril que mejorarán las prestaciones en 20 minutos con respecto al actual parque móvil.

En el viaje inaugural, entre Madrid y Ourense con paradas en Zamora y A Gudiña, participarán también la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, la gallega Yolanda Díaz, y la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, con la incorporación al tren, ya en territorio gallego, de los presidentes de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y del Parlamento, Miguel Santalices, además del delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, entre otros. El acto institucional central será en Ourense, fin del trayecto.

Último tramo

El tramo que se estrenará será el de 119 kilómetros entre Pedralba de la Pradería (Zamora) y Ourense, ya que el resto de la vía está en funcionamiento. Pero faltaba todo el trazado en territorio gallego hasta Ourense, en el que se ha invertido casi 3.000 millones de euros. El anterior tramo que entró en servicio lo hizo hace poco más de un año, entre Zamora y Pedralba.

Con la apertura de toda la línea, el tiempo de viaje entre Madrid y Ourense quedará reducido a dos horas y 15 minutos, que a Vigo será de 4 horas y 16 minutos, a Pontevedra, de 4 horas; a Santiago de 3 horas y 20 minutos; a A Coruña de 3 horas y 51 minutos; y a Lugo de 4 horas y 46 minutos. Todos estos tiempos se verán reducidos en 20 minutos con la futura llegada, a mediados de 2022, de los trenes de la serie 106 de Talgo, los conocidos como Avril, vehículos de mejores prestaciones (AVE puro con velocidades de 330 km/h) que los actuales y que además cuentan con un mecanismo automático de cambio de ancho de vía que le permitirá llegar a todas las ciudades gallegas, dado que el trazado hasta Ourense es en ancho internacional y desde Ourense al resto de urbes, en ancho ibérico.

Hace apenas un mes, la ministra de Transportes protagonizó un viaje “en pruebas”, junto a otras autoridades y periodistas, que supuso la inauguración del tramo entre Pedralba y Ourense, que no se abrirá a la explotación comercial hasta mañana.

Servicios ampliados

La “revolución ferroviaria gallega” que empieza el martes, en palabras de la ministra, implica un aumento de la oferta de servicios “nunca antes visto”. Así, Ourense, Santiago y A Coruña verá incrementada la oferta de seis a 10 servicios diarios por sentido, Vigo duplicará la oferta actual al pasar de cuatro a ocho, a Pontevedra pasarán de cinco a siete y Lugo gana un servicio diario por sentido, de tres a cuatro.

Y justo la pasada semana, el presidente de Renfe, Isaías Táboas, anunció que el Avlo, el tren de bajo coste que la compañía ya opera entre Madrid y Barcelona con billetes que parten de los 7 euros, también llegará a Galicia a través de la nueva red de alta velocidad, aunque no le puso fecha.

Compartir el artículo

stats