Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Elena Vázquez Cendón | Decana de la Facultad de Matemáticas de USC

“Hay ‘Anas Peleteiro’ en matemáticas que deberían entrar a la facultad en el cupo de deportistas de élite”

Elena Vázquez. | // SANTI ALVITE

Las matemáticas han dejado de ser la ‘asignatura hueso’ para muchos, o una opción minoritaria propia de mentes privilegiadas pero nerd. Las facultades de esta ciencia exacta han visto crecer vocaciones y alumnos en los últimos años, al abrigo de las altas tasas de empleo en el sector público y privado. La profesora de Matemática Aplicada, Elena Vázquez Cendón, arranca su segundo mandato como decana de la Facultad de Matemáticas de de la Universidade de Santiago (USC) y avala estas tesis con datos.

–¿Es cierto que hay un déficit de profesores de matemáticas en los institutos?

–Es uno de los debates en este momento: Parece que sí faltan, porque hay jubilaciones masivas y también, porque se incorporaron más horas lectivas de la materia. Para nosotros, la relación con la enseñanza media y que haya profesores muy motivados es estratégico. No solo pensando en que algunos alumnos vendrán luego a la facultad, sino porque creemos en la formación matemática como formación de ciudadanía: permite que no te vayan a vender algo que no es real porque lo vistan con números. Se pueden construir falacias que parecen convincentes con porcentajes, pero tenemos que tener criterio para leerlos. Los números nos pueden hablar, pero debemos de saber entender lo que nos dicen. En ese sentido, trabajamos mucho con los institutos y tanto con la Asociación Galega do Profesorado de Educación matemática (Agapema) como Ensinantes de Ciencias de Galicia (Enciga) y la de Estadística. Son parte de la clave de que haya tantas vocaciones matemáticas.

Elena Vázquez, decana de Matemáticas. Santi Alvite

–¿Y dónde está la otra parte de la clave?

–Los alumnos están empoderados con lo que aprenden. Les ‘mola’ descubrir los bulos que puede haber y pasar la rumorología a ciencia. En temas como cuáles son los coches que consumen más o menos, la huella del CO2, ese compromiso con el medio ambiente que está tan enraizado con las nuevas generaciones, e incluso datos sobre la brecha de género…

–¿A qué cree que se puede deber esa falta de docentes?

–Un estudio de la Real Sociedad española de Matemáticas en 2007 dice que en el ámbito de la enseñanza solo había un 38% de licenciados en Matemáticas. Este año se publicó en colaboración con la misma sociedad y con la fundación Areces el “Libro blanco de las matemáticas”. Ahí, en un capítulo dedicado a las salidas profesionales y liderado por la anterior decana vuelve a salir el mismo número: 39%. Eso quiere decir que desde hace años existe un abanico de casi un 60 % de licenciados en Matemáticas que no están en la enseñanza. Es cierto que las empresas demandan matemáticos y los que salen ahora tienen más opciones de elegir. En el sector privado tienen unos reconocimientos económicos valiosos y ahora, la gente joven cambia mucho de empleo.

–Se acabó aquello de que la docencia es la salida preferente.

–Esa era la salida estructural. Así, los profesores actúan como espejo para los estudiantes a los que le gustan las Matemáticas. Cuando nos visitó Peter Lax, Premio Abel de Matemáticas, dijo que todos los matemáticos tienen un ‘maestro’ que les inspiró. Los primeros años del Grado, las personas que se titulaban no eran excesivas; había 30, 40 o 60. Este año va a ser la promoción más numerosa: cuando acabe septiembre habrá 120 alumnos titulados en Matemáticas por la USC. Es un salto muy importante.

Un momento de la toma de posesión de la decana este año, que renovó en el cargo. Santi Alvite

–La empleabilidad llama.

–Ahora se sabe que hay muchísimo empleo Y, a pesar de haber aumentado un 10 % de plazas en el grado, se han ocupado 114. Entran motivados, con una nota de corte muy elevada porque, como le gustaban tanto las matemáticas, hicieron bien el resto de las materias de Bachillerato. Hace unos años, cuando la nota de corte era más baja, a lo mejor levantaban en el pie en alguna otra materia. Hoy sí se nota. En este momento, negarse a sacar buenas notas o no hacer los esfuerzos por sacarlas, les penalizaría a la hora de acceder al Grado y no podrían entrar. Por eso, desde esta Universidad y junto con otras facultades de Matemáticas de España, movemos la iniciativa de que las personas que integran los equipos olímpicos de matemáticas, deberían de poder entrar por el cupo de deportistas de alto nivel. Al igual que para ser una Ana Peleteiro hay que poner mucho esfuerzo, tenemos ‘Anas Peleteiro’ de las Matemáticas, chicos y chicas, que deberían poder entrar en el cupo y así garantizar que estudien Matemáticas, porque le dedican mucho tiempo.

–¿Sigue habiendo mayor número de estudiantes hombres?

Matemáticas tiene la M de mujer de todas las STEM. Tenemos bastante equidad. La presencia actual de mujeres está próxima al 45%, con algún año del 51%. Hay muchas que no han ido a una Ingeniería porque Matemáticas permite la docencia y también ir a la empresa. Aquí ya llevamos 12 años, en los que hay una decana y hubo cuatro años en los que el mejor expediente del Grado fue una mujer.

Compartir el artículo

stats