1.500 gallegos pillados sin cinturón al menos dos veces

Imagen de archivo un control de tráfico.

Imagen de archivo un control de tráfico. / 13fotos

Todavía hay conductores y pasajeros que inician un viaje por carretera sin hacer el click que puede salvarles la vida en caso de colisión o salida de vida. El uso del cinturón de seguridad reduce en un 50% el riesgo de fallecimiento y las lesiones en torno al 75%. Pese a que solo se requieren unos segundos para abrocharse el dispositivo, las patrullas de la Guardia Civil interceptan cada día una media de 110 infractores en las carreteras gallegas.

Pese a que el año pasado descendió el número de víctimas mortales en Galicia que viajaban sin cinturón de seguridad (turismos o furgonetas) –uno de cada cuatro, aunque hubo años que llegó a superar el 30%–, Tráfico está en alerta por el volumen de reincidentes que salen a la carretera sin hacer uso del dispositivo salvavidas. En los últimos cinco años, casi 1.500 conductores fueron denunciados al menos en dos ocasiones por resistirse a usar el cinturón, el 10,5% del total en España con un total de 14.083 infractores, según datos de la DGT.

Multas de 200 euros y tres puntos

En la actualidad, el viajar sin cinturón de seguridad acarrea una multa de 200 euros y la retirada de tres puntos del permiso. Con la reforma de Tráfico, que está previsto entre en vigor a finales de este año, se pasará a restar cuatro. Bastarán, por tanto, tres infracciones por esta conducta para dejar el saldo de puntos a cero y, en consecuencia, tener que asistir a un curso de recuperación y volver a examinarse para ponerse de nuevo al volante.

Infracciones a prueba de pandemia

2020 está marcado en rojo en los mapas de Tráfico. Ni el estallido del coronavirus ni las restricciones de movilidad impuestas por el estado de alarma han conseguido corregir la conducta de muchos conductores. En el caso de Galicia, al contrario de la tendencia estatal con caída del número de reincidentes por no usar el cinturón (2.883 el año pasado frente a los 3.144 del ejercicio anterior), el dato alcanzó los 346, el balance más alto del último lustro y que supone 11% más que el año prepandemia.

De las cuatro provincias gallegas, A Coruña y Pontevedra concentran el grueso de los reincidentes por falta de cinturón de seguridad, con un total de 592 expedientados en las carreteras coruñesas durante los últimos cinco años (40% del total en la comunidad) y 498 en las vías pontevedresas (33,6%). En Lugo fueron interceptados al menos en dos ocasiones por esta conducta 227 conductores (15,3%) y finalmente en Ourense, 165 (11,1%).

En el año de la pandemia, Pontevedra se colocó a la cabeza en estos reincidentes con 142 casos, por 123 de A Coruña, 41 de Ourense y 40 de Lugo.