DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda para acreditarse como familia monoparental se dispara un 160% en un año

La Xunta lo asocia a que el certificado da acceso a más ventajas, como prioridad en ayudas o guarderías | Los principales demandantes son hogares liderados por mujeres

Niños y madres en un parque. |   // GUSATAVO SANTOS

Niños y madres en un parque. | // GUSATAVO SANTOS

En una década, la cifra de hogares monoparentales, aquellos donde vive un adulto con al menos un hijo menor al cargo, se ha disparado en Galicia un 20 por ciento, hasta superar en 2018, el último año del que hay publicados datos del Instituto Galego de Estatística, la barrera de los 105.000. Esta nueva realidad se plasma también en las políticas de la Administración autonómica, que ya incluyó a este tipo de hogares como de “especial consideración” en su legislación de apoyo a la familia de 2011. No obstante, no fue hasta 2017 cuando la Xunta de Galicia comenzó a emitir un tipo de acreditación para certificar esa condición, una certificación que da acceso a una serie de bonificaciones y ventajas que han multiplicado su demanda.

Lo demuestran las cifras recopiladas por la Consellería de Política Social en su memoria relativa a 2019, donde consta que durante ese año el número de certificados de condición de familia monoparental expedidos por la Dirección Xeral de Familia alcanzó los 580, cuando durante el ejercicio previo, cuando comienza a constar su registro en los balances del departamento dirigido por Fabiola García, habían sido emitidos un total de 223 de estos certificados. Eso supone un aumento de un 160 por ciento de los documentos expedidos.

El por qué de este salto cuantitativo “podría” situarse, apuntan desde la Administración gallega, sobre todo, en las ventajas que conlleva el disponer de esta credencial, aunque influye también, apuntan, a que la existencia de este documento –que, por otro lado, es obligatorio renovar de forma anual, advierten– cada vez “es más conocida”.

La condición de familia monoparental da acceso hoy en día a “un mayor número de bonificaciones y ventajas”, aducen. Los beneficios, explican, abarcan las áreas de vivienda, bienestar, empleo o educación (tipo prioridad en el acceso a guarderías o a otros centros educativos) y además la Xunta señala que “pueden ir aumentándose a medida que vayan saliendo nuevas convocatorias o bonificaciones específicas”. Aparte de los pluses autonómicos propios de Galicia, los concellos pueden incorporar más prioridades y se sumarían también, entre las más destacadas de ámbito estatal, prestaciones de la Seguridad Social como la económica por nacimiento de hijos o adopción en el supuesto de familia monoparental según ingresos o el incremento de la duración del subsidio por maternidad no contributivo en los casos correspondientes. Además, hay deducciones de IRPF y protección por desempleo específicas.

Y eso a pesar de que no todos los que aspiraron a conseguir el aval administrativo a su condición lo lograron. En 2018 el total de solicitudes recibido por la Xunta fue de 696, por lo que quedaron fuera 116 peticiones, y el año previo, habían ascendido a 277 las peticiones, quedando excluidas de la certificación un total de 54. Desde la Consellería de Política Social alegan que la razón de que no lo obtengan es la “falta de acreditación documental suficiente” de esa condición. Y es que, entre los requisitos que contempla la normativa, la persona solicitante debe demostrar que no convive con otra persona en condición análoga a la conyugal –lo que exige presentar libro de familia y certificado negativo de parejas de hecho– y también que no percibe ningún ingreso del otro progenitor.

Ahora que los certificados ya se han implantado y comienzan a ser conocidos, la Xunta planifica un siguiente paso, que estaría incluido también en el proyecto de Lei de impulso demográfico de Galicia, que es la creación de un Rexistro de familias monoparentais, Eso permitirá disponer de datos desagregados de cómo son este tipo de hogares, cuántos menores los constituyen, quiénes los encabezan... No obstante, desde la Administración avanzan ya que las personas solicitantes son “mayoritariamente” mujeres.

También son mujeres las que predominan –en torno al 60 por ciento– entre los beneficiarios de las rentas mínimas de inserción en Galicia. En el caso de las familias monoparentales que reciben alguna de estas ayudas, un total de 1.534 en la comunidad en el año 2018 según el Ejecutivo central, en un total de 1.457 (el 95 por ciento) las titulares de la prestación son mujeres.

Beneficios autonómicos de los núcleos con el título

Los beneficios autonómicos de disponer de un certificado de familia monoparental abarcan diferentes áreas. Por ejemplo, en bienestar otorgan, según informa la Xunta, “preferencia” en la adjudicación de plazas y “reducción” en las tarifas en las escuelas infantiles públicas, prioridad en el acceso a las escuelas concertadas de 0 a 3 años y también en las ayudas para las guarderías no sostenidas con fondos públicos a través del Bono Concilia. En el mismo ámbito, otro beneficio es la “preferencia” en la convocatoria de ayudas del Bono Coidado, para la atención a domicilio de niños menores de 3 años. Pero también para jóvenes (16 a 30 años) a la hora de acudir a una residencia juvenil de Política Social. Además, se consideran colectivo “prioritario” en la valoración de la exclusión social o riesgo de exclusión, para poder acceder a la Risga y ayudas similares, apuntan de la Xunta. En cuanto a la educación, estas familias acreditadas tendrían “preferencia”, explican desde el Ejecutivo gallego, en la admisión en centros financiados con fondos públicos a partir de los 3 años y hasta finalizar Bachillerato. En cuanto a empleo, las personas con cargas familiares tienen consideración de colectivo preferente en los programas de fomento de empleo y en las ayudas destinadas a la inserción laboral. Lo mismo, añaden desde la Administración, en el Plan galego de rehabilitación, aluguer e mellora de acceso á vivenda 2015-2020. En concreto, a las mujeres con responsabilidades familiares no compartidas se las considera colectivo prioritario para los programas de recursos integrales de atención especializada dirigidos a mujeres en situación de especial vulnerabilidad.

Compartir el artículo

stats