Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hermanos de niños con sospecha de Covid sin confirmar podrán ir al colegio

La Xunta modifica el protocolo educativo que les obligaba a guardar cuarentena al menos hasta conocer el resultado de la prueba

Un aula del Colegio Labor, en Vigo.

Un aula del Colegio Labor, en Vigo. ALBA VILLAR

Los hermanos de niños con síntomas de coronavirus pendientes de confirmar ya no tendrán que quedarse en casa y guardar cuarentena. La Xunta ha modificado el protocolo de vigilancia del Covid-19 en los centros educativos y guarderías. Si antes los hermanos de un caso sospechoso escolarizado en el mismo colegio debían permanecer en el domicilio, a partir de ahora podrán acudir a la escuela con el resto de sus compañeros. Eso sí, se recomienda que eviten "las interacciones sociales que sean prescindibles" hasta que se confirme el resultado de la prueba.

Esta directriz se aplicará también a los padres, que podrán acudir a su puesto de trabajo mientras no se confirme que la prueba de Covid de su hijo es positiva.

Según recoge el protocolo, cuando un alumno o el personal docente tenga síntomas compatibles con el coronavirus debe abstenerse de acudir al colegio y deberá ponerse en contacto en un plazo inferior a 48 horas con su centro de salud para solicitar una consulta telefónica con su médico.

Para justificar la ausencia del niño del centro educativo no hará falta justificante médico, bastará con el comprobante de los padres o tutores.

En caso de que un alumno dé positivo por coronavirus el equipo Covid del centro deberá identificar su "red de contactos" y se los comunicará a la Consellería de Sanidade.

¿Pero cómo se identifican los contactos de un positivo? En el primer ciclo de educación infantil se entenderá como "contacto estrecho" a todos los niños del aula, dado que a estas edades no tienen la obligación de llevar mascarilla.

Para los niveles de segundo ciclo de infantil y posteriores, se considerará contacto estrecho a los alumnos que hayan estado a menos de dos metros de distancia del caso positivo durante más de 15 minutos. Y se aplicará este mismo baremo a los estudiantes o personal del centro que compartieran comedor o transporte escolar con el afectado.

Cuando la central de seguimiento de contactos del Sergas reciba la lista de contactos se pondrá en contacto con todos ellos y se les realizará una encuesta epidemiológica y se les hará un seguimiento.

La comunidad educativa, sin embargo, tiene dudas sobre la identificación de casos en los colegios. En declaraciones a Europa Press, los directores de centros temen la llegada de la época de frío, tanto por los problemas que se puedan dar con la ventilación de espacios y de aulas, como por la identificación de casos sospechosos debido a la amplitud de los síntomas del Covid-19. "Esperemos que los casos se identifiquen más rápidamente y se tomen las medidas sanitarias necesarias", explica la presidenta de la Asociación de Directores de Institutos de Galicia, Isabel Ruso.

En este sentido, desde las ANPA creen necesario impulsar un herramienta para distinguir una posible gripe de un contagio, además de resolver el problema de conciliación y las cuarentenas. "Tenemos muchas dudas", insiste Rogelio Carballo, de Confapa-Galicia. "Lo que necesitamos son pautas claras ", señaló por su parte, Suso Bermello, de la CIG-Ensino, quien indicó que existe "una sensación de descontrol con la gestión de contagios".

Además, un mes después de iniciarse las clases, la comunidad educativa cree que existe una "brecha digital" que impide afrontar con éxito la enseñanza telemática. Los centros no están preparados", reconoce el presidente de la Federación de Directores de Centros Públicos, Francisco Lires.

El conselleiro de Educación, Román Rodríguez, aseguró ayer que la Xunta trabaja para "reducir al máximo" la semipresencialidad. Según explicó, solo se optó por esta modalidad en "un número muy pequeño de centros" y en etapas de educación no obligatoria. Además el conselleiro defiende que los colegios actúan como "cortafuegos" del Covid-19.

Rodríguez se refirió además al "decreto de aprobado general", una nueva normativa convalidada en el Congreso que abre de nuevo la posibilidad de que los alumnos pasen de curso sin límite de suspensos, y que considera "tremendamente perjudicial" para el alumnado y el sistema.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats