El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Ángel Gurría, ha alertado esta tarde de que la pandemia del coronavirus está "exacerbando las desigualdades" a nivel global. Gurría ha hecho este análisis en el marco del II Foro La Toja, que se celebra en la localidad de A Toxa y que fue inaugurado minutos antes de esa intervención por el rey Felipe VI.

En un coloquio conducido por el presidente del Foro La Toja, el exministro Josep Piqué, el máximo representante de la OCDE ha avisado de los problemas sociales y económicos que va a dejar en todo el planeta la expansión del Covid-19. Precisamente, el mexicano ha incidido en el carácter global de la crisis social y sanitaria, a una escala inaudita en el último siglo, aunque ha matizado las distintas intensidades que tiene en los diferentes países.

Gurría ha apuntado que la llegada de la pandemia y sus efectos sobre el tejido económico se produjo cuando ya se registraba una "desaceleración de la recuperación" de la anterior crisis mundial. "Éramos pocos y parió la abuela", ha ilustrado.

En todo caso, ha subrayado que, en general, los países con una mejor respuesta han sido aquellos con una inversión en salud más poderosa. "No depende tanto de cuánto le dedicó en el momento de la llegada del virus, sino de la cultura y de las inversiones previas. También ha señalado la diferente capacidad fiscal de las naciones y ha puesto el ejemplo de Alemania, que ha anunciado una protección para los desempleados que "probablemente solo puedan hacer ellos".

Ante la incertidumbre que genera el virus, "la cooperación tiene que ser la única respuesta", ha aseverado. En esa línea, tras mostrar su preocupación por la situación en Latinoamérica, ha llamado a la "generosidad" de los países más ricos, también "por interés propio".