Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enrique Joven Astrofísico y escritor

“Corremos más peligro de extinción por una guerra que por una estrella”

“De toda la materia que compone nuestro universo, solo hemos identificado un 5%. El resto es una sustancia oscura que no sabemos qué es ni qué la produce”

Enrique Joven estará en Club FARO el próximo viernes 20 de mayo EL ASTROFÍSICO ENRIQUE JOVEN, INGENIERO EN EL INSTITUTO DE ASTROFÍSICA DE CANARIAS.

El astrofísico Enrique Joven ha escrito una historia diferente de la astronomía en su libro “Estrellas por un tubo” (editorial Roca), que presentará el próximo viernes 20 de mayo en Club FARO. La experiencia que le ha dado observar las estrellas durante muchos años y su carácter de divulgador científico conceden al autor, que trabaja desde 1991 como ingeniero del Instituto de Astrofísica de Canarias en Tenerife, los mimbres necesarios para ofrecer de manera didáctica, amena y entretenida un recorrido por una ciencia de seis mil años de antigüedad en el que plantea las principales cuestiones que han intrigado a la humanidad al observar el universo, respondiendo a muchos de estos interrogantes y plasmando las incógnitas aún sin respuesta.

– Al principio de su libro cita la frase de Stephen Hawking “Alguien me dijo que cada ecuación que incluyera en el libro reduciría sus ventas a la mitad”, ¿se tomó esa máxima al pie de la letra? “

– Tenía ciertas ideas al respecto para hacer atractivo un libro de divulgación científica, que solemos pensar que son áridos o que no vamos entender. Mi libro no es de texto, sino una historia que se lee de principio a fin con facilidad, he evitado meter gráficas que provoquen rechazo en el lector.

"La astronomía puede solucionar el problema del calentamiento global"

decoration

– Se propone, entonces, explicar astronomía desde cero. Empecemos: ¿para qué sirve observar las estrellas?

– Primero, para satisfacer nuestra curiosidad y reflexionar sobre nosotros mismos como seres humanos. La astronomía ha sido la primera de las ciencias e impulsó a otras disciplinas, como las matemáticas, para comprender cómo se movían los astros, o la física -los hallazgos de Newton o Einstein han venido impulsados para explicar el espacio, tiempo y el cosmos- En un plano más práctico, ahora que el problema del calentamiento global nos pone en la necesidad de encontrar energías limpias, si conocemos cómo funcionan las estrellas posiblemente seamos capaces de aprovechar o reproducir esa forma de generar energía no contaminante. Faltan años para ponerlo en práctica pero ya hay prototipos de reactores de fusión que pretenden simular las condiciones que se producen en una estrella para poder fusionar hidrógeno en helio.

– Siguiendo con el cambio climático y la probable extinción de vida humana en la Tierra, ¿ve lejana la posibilidad de habitar otros planetas?

– Evidentemente nuestro planeta tiene fecha de caducidad y una forma segura en la que se extinga la vida en él es cuando se apague el sol. Pero para habitar esos planetas cercanos nos falta mucho, primero llegar y luego crear condiciones para que sea habitable. Tendremos que convertirnos, como decía Sagan, en viajeros de las estrellas, ir más allá de nuestro sistema solar si queremos resistir como raza humana, pero eso es algo muy lejano en el tiempo.

– Después de seis mil años estudiando el universo solo conocemos el 5%.

– Para los que vivimos mirando a las estrellas eso no deja de ser una ventaja porque todavía nos quedan muchas incógnitas muy complejas por saber. Y una de ellas es que de toda la materia que compone nuestro universo solo hemos identificado el 5% y no sabemos qué es el resto, sabemos que hay una materia oscura que no sabemos qué la produce ni qué es, y una energía oscura que está haciendo que el universo se expanda más deprisa, y tampoco sabemos de dónde ha salido.

– ¿El último gran hallazgo?

– Nunca hay un último, cada día nos sorprendemos con un resultado científico. Esta semana se fotografió un agujero negro en nuestra galaxia, hace poco se descubrió la estrella más lejana.

– ¿Descarta el descubrimiento de un noveno planeta en el sistema solar?

– Es otra de las incógnitas abiertas. Descartado Plutón como planeta -que no es un descarte definitivo sino una decisión científico-política al descubrir objetos equivalentes a Plutón que alargarían la lista de planetas-, hay defensores y detractores de la hipótesis de que existe más allá de Neptuno un planeta enorme en un órbita lejana con un periodo enorme de cientos de años que lo harían difícil de detectar.

– ¿Mirando las estrellas podemos prever el fin del mundo?

– Se puede intuir. El sol se apagará, está más o menos a la mitad de su vida, le quedan cinco mil millones de años. Se irá enfriando y se hará más grande, con lo que en unos mil millones de años la vida en la Tierra no será posible. Hay otras posibilidades que narro en el libro de forma desenfadada para no generar angustia. Puede caer un asteroide, pero las probabilidades de que ocurra un evento de ese tipo son bajísimas y hay una gran base de datos que sigue todo esos objetos que pasan cerca de la Tierra. También podríamos colisionar con nuestra galaxia vecina, pero es improbable que eso suceda, así que podemos estar tranquilos. Corremos más peligro de extinguirnos con los virus y las guerras que con las estrellas.

– ¿Ser astrónomo y creyente es contradictorio?

– No tiene por qué serlo. Teología y astronomía se han juntado a lo largo de la historia, pero se ha separado lo que es fe de lo que es ciencia. El ejemplo más claro es el de uno de los padres de la teoría del big ban, el sacerdote, físico y matemático George Lemaitré, que llegó a predecir que el universo se está expandiendo y por lo tanto tuvo un inicio.

Compartir el artículo

stats