Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La España de Ontañón

Una exposición recupera las diferentes facetas del fotógrafo y fotoperiodista de la posguerra y la democracia españolas

Francisco Ontañón (Barcelona, 1930-Madrid, 2008) quedó huérfano de padre y madre durante la guerra civil española y, criado por una tía, tuvo que trabajar en oficios diferentes, el último como contable de un publicista aficionado a la fotografía que lo introdujo en ese mundo. En 1956 se hizo socio de la Agrupación Fotográfica de Cataluña, donde contactó con los fotógrafos catalanes del grupo AFAL ( Oriol Maspons, Ramón Masats, Terré, Xavier Miserachs, Joan Colom) y, con las lecciones aprendidas sobre el reportaje social y documental de este colectivo, comenzó a fotografiar una Barcelona de posguerra con un estilo muy próximo al neorrealismo. Con Masats y Gabriel Cualladó creó después el grupo La Palangana, que documentó una España real al margen de la oficial exhibida por la dictadura. Juntos formaron el núcleo central de la generación que renovó la fotografía española. Siempre dijo que sus imágenes procedían de la época del hambre y de la España del TBO y Flechas y Pelayos, los comics que alimentaron el ocio de toda una generación de niños españoles.

Ontañón se trasladó a Madrid contratado por la agencia Europa Press. Una vez allí trabajó también para la revista "La Actualidad Española" y la femenina "Ama". Con las primeras fotografías que tomó en la capital de España hizo el fotolibro "Vivir en Madrid", en el que recoge con realismo la vida bulliciosa de sus calles. Gracias a su profesión de reportero viajó por todos los continentes cubriendo bodas reales, viajes de Papas y grandes y pequeños acontecimientos. Estas dos facetas, la profesional y la creativa, definieron un estilo personal que mantuvo a lo largo de toda su trayectoria.

Colaboró con importantes escritores como Rosa Montero, Juan Cruz, Luis Carandell, Joan Perucho o Manuel Vicent. Con los trabajos publicados con este último en "El País Semanal" publicó el fotolibro "Espectros". Además de trabajar para las editoriales Lunwerg y Alianza, para las que hizo las fotografías de numerosas portadas de libros, es autor de algunas de las carátulas más icónicas de la discografía española de los años sesenta y setenta. En lugar de hacer las fotografías en estudios y con decorados artificiales, Ontañón sacaba a los cantantes a la calle o los colocaba en escenarios naturales. Raphael, Los Pekenikes, Miguel Ríos, Mari Trini, Los Módulos, Cecilia o Karina (fue el responsable de crear su imagen pública durante diez años y autor de todas las portadas de sus discos) fueron algunos de sus modelos. Colaboró también con Félix Rodríguez de la Fuente, para el que hizo las fotografías del libro "Fauna africana", y con el escritor Miguel Delibes para quien hizo las de "El libro de la caza menor". En el diario "El País", del que era fotógrafo de plantilla desde 1987, publicó decenas de fotografías que ilustraron entrevistas, reportajes, crónicas y otros géneros.

A través de su fotografía Francisco Ontañón pretendía acceder al alma de los más débiles con respeto y empatía, nunca humillando su estado sino manteniendo su dignidad. Su objetivo, según sus palabras, era "no ridiculizar a la gente honesta y no abusar de la miseria para sacar una foto". Este empeño ya se manifestó en su serie "Más que niños", con instantáneas tomadas en los años 50 y 60 en el barrio chino de Barcelona, con las que recuerda su propia infancia. También destacan sus retratos de políticos, artistas y personajes de las épocas que vivió tanto en Barcelona como en Madrid. Su estilo se caracterizó por la utilización de desenfoques y borrosidades, encuadres forzados, superposición de planos y juegos de luces que recuerdan la obra del norteamericano Robert Frank, uno de sus referentes confesados.

En esta exposición están representadas la práctica totalidad de las facetas del Francisco Ontañón. Hay aquí cientos de fotografías, páginas originales de las revistas donde publicó sus reportajes, portadas de libros y carátulas de discos? a través de los que se ha diseñado un original recorrido por toda su obra diseminada a lo largo de las tres plantas de esta sala de exposiciones, una muestra que culmina con un documental sobre el fotógrafo.

Compartir el artículo

stats