Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares

La Fiscalía acusa a Pablo Hasél de promover un ataque al cuartel de la Guardia Civil de Sineu

La acusación sostiene que la quema de una bandera española y sus palabras durante un concierto en Felanitx incitaron el asalto a las dependencias policiales - El rapero encarcelado no ha querido declarar hoy ante el juez de Manacor

Pablo Hasél quemando una bandera española en Felanitx.

El rapero catalán Pablo Hasél ha comparecido este jueves como imputado en un juzgado de Manacor acusado de promover el asalto que sufrió el cuartel de la Guardia Civil de Sineu tras un concierto suyo en Felanitx. La fiscalía, que abrió diligencias y presentó una denuncia tras la querella presentada por el grupo ultraderechista Actúa Baleares -germen de Vox-, sostiene que sus proclamas durante la actuación en la que quemó una bandera de España están detrás de los daños causados en las dependencias policiales y le imputa un delito de odio.

Los hechos se remontan al 12 de octubre de 2019, día de la Hispanidad, cuando Hasél actuó en el Festival Mur, celebrado en Felanitx. El rapero, según sostiene el ministerio público, quemó una pequeña bandera de España "al tiempo que manifestaba, -con frases aproximadas no literales-, que quemaba tal odiosa bandera ya que solo representaba los intereses de la oligarquía fascista, muerte al Estado fascista, viva la República popular”. El fiscal expone que con estas palabras dio pie a los "actos violentos" en el puesto de la Guardia Civil de Sineu. Este cuartel fue asaltado de madrugada, cuando estaba vacío, y los intrusos provocaron diversos destrozos tanto en el mobiliario como en los vehículos oficiales del instituto armado.

El fiscal señala en su denuncia que existen indicios de que Hasél cometió un delito de odio, por "la fuerza incitadora del acto y las palabras emitidas", aunque entiende que la quema de la bandera no constituye un delito de ultraje -como sostenía Actúa Baleares- al estar amparada en el ejercicio de la libertad de expresión, como estableció una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Un juzgado de Manacor abrió diligencias por esta denunció y citó a declarar a Hasél en calidad de investigado. El rapero ha comparecido hoy en el juzgado de Manacor a través de videoconferencia desde la cárcel de Lleida, donde cumple condena por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona por las letras de sus canciones, entre otros. Hasél se ha acogido a su derecho a no declarar.

Compartir el artículo

stats