27 de abril de 2017
27.04.2017

La Policía registra la casa y el despacho de Pujol tras el ingreso en la cárcel de su hijo

"Siento mucho todo lo que está pasando", sentenció entre dientes el expresident tras finalizar los registros en su vivienda de Barcelona

27.04.2017 | 02:37
Varios investigadores, saliendo del domicilio del expresidente catalán Jordi Pujol. // Reuters

La Policía Nacional registró ayer los domicilios y oficinas del ex presidente catalán Jordi Pujol y de su hijo Jordi, así como su casa en el Pirineo, en busca de documentos para intentar reconstruir cómo intentaron presuntamente ocultar la fortuna de la familia cuando ya les investigaban.

Un día después de enviar a prisión sin fianza a Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del expresidente de la Generalitat, el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ordenó los registros que forman parte de una pieza declarada secreta. El juez pretende seguir el rastro de los movimientos económicos que el primogénito de los Pujol llevó a cabo en distintos países, desde que se inició la investigación de la fortuna del clan, para ocultar supuestamente 30 millones de euros.

En esas operaciones sospechosas resulta clave la sociedad radicada en Panamá Kopeland Foundation, que Jordi Pujol Ferrusola compartía con su madre y a la que presuntamente trasladó los fondos que tenía en Andorra cuando ya estaba siendo investigado, a raíz de la carta en que su padre confesó que el clan guardaba un legado cedido por su abuelo Florenci. Según sostiene el juez De la Mata en el auto en el que el martes ordenó el ingreso en prisión preventiva sin fianza de Jordi Pujol Ferrusola, el primogénito compró esta sociedad panameña a través de la banca andorrana BPA, para traspasar todos sus saldos en Andorra, en "una clara operación de blanqueo para ocultar bienes del alcance de la justicia", con el procedimiento judicial ya abierto.

En el registro del despacho del primogénito en la calle Ganduxer de Barcelona, los agentes también buscaron documentación sobre las empresas con las que supuestamente actuó en el extranjero, así como datos sobre las operaciones de préstamo que ha efectuado en los últimos años, cuando ya estaba investigado.

A la puerta de su vivienda, en la calle General Mitre de Barcelona, el expresident evitó atender a los periodistas que aguardaban su salida, aunque entre dientes dijo: "Siento mucho todo lo que está pasando". Tras los registros, la Policía Nacional trasladó a los calabozos de la comisaría de La Verneda de Barcelona al primogénito del expresidente de la Generalidat , antes de enviarlo de nuevo a Madrid para ingresar en la prisión de Soto del Real.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook