Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los consejos de Liberbank y Unicaja deciden hoy la creación del quinto banco español

La fusión quedó desbloqueada tras salvar las discrepancias sobre el peso que tendrán los primeros ejecutivos de ambas entidades

Los consejos de Liberbank y Unicaja deciden hoy la creación del quinto banco español

Los consejos de Liberbank y Unicaja deciden hoy la creación del quinto banco español

Los consejos de administración de Liberbank y Unicaja Banco decidirán hoy la fusión de ambas entidades para constituir –si la resolución es afirmativa, como se da por prácticamente seguro– el quinto mayor banco español, con un volumen de activos de 108.959 millones, y el segundo en solvencia (tras Kutxabank). Será la segunda concentración financiera de este año en España tras la ya pactada de CaixaBank y Bankia, y dará lugar a una agrupación relevante de negocios procedentes de seis antiguas cajas de ahorros regionales.

El levantamiento del veto por Unicaja Banco a que Manuel Menéndez, consejero delegado de Liberbank, pudiera desempeñar este mismo cargo como primer ejecutivo en el grupo resultante después de 2023 (salvo que el consejo de administración decida entonces lo contrario), disipó en las últimas horas el riesgo de naufragio que había amenazado las conversaciones entre la entidad andaluza y la de origen asturiano en la fase terminal de su negociación. Manuel Azuaga, presidente ejecutivo de Unicaja Banca, mantendrá este rango pero, coincidiendo con su jubilación en 2023, su sucesor en la presidencia ya no tendrá facultades ejecutivas sobre la gestión diaria del banco.

El desbloqueo se ha producido in extremis, toda vez que, de llegar sin acuerdo a pasado mañana, jueves, el proceso –en caso de continuar– debería replantearse con una nueva formulación de cuentas auditadas (bien con las del tercer trimestre o con las del segundo semestre completo) y un nuevo intercambio recíproco de estados financieros y análisis por los bancos de negocios asesores de cada entidad para recalcular la ecuación de canje y demás extremos de la operación una vez agotada la vigencia del análisis de resultados (los del primer semestre) sobre los que se vertebraron las negociaciones.

El banco combinado mantendrá la razón social de Unicaja Banco y la sede social en Málaga, lo que no obsta para que –sin perjuicio de los ajustes de estructura previsibles– continúen los centros operativos que Liberbank tiene en Madrid y Oviedo fundamentalmente (los de Cáceres y Santander son muy pequeños), además de una sede de sociedades filiales en Toledo.

Los actuales accionistas de Unicaja Banco tendrán el 59,5% de la entidad resultante y los procedentes de Liberbank suscribirán el 40,5% restante mediante un canje de títulos propios por acciones del banco malagueño.

La operación se materializará, como ya estaba previsto en el proyecto de 2019, mediante la fusión por absorción del menor de los dos socios (Liberbank) por el mayor (Unicaja). Liberbank siempre defendió que la absorción es un mero instrumento jurídico de materialización de la fusión para abaratar el proceso y hacerlo más rápido, y que no debe interpretarse como una anexión pura y dura de un banco por otro sino como una convergencia de organizaciones, estructuras y negocios bancarios en la proporción respectiva al peso de cada cual.

Compartir el artículo

stats