Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Camarón dormido

No hay mejor cosa que acudir al acervo popular cuando queremos decir algo con pocas palabras y esto es lo que pretendo con el dicho “el camarón que se duerme se lo lleva la corriente”. Estamos en pleno debate sobre cómo aplicar los fondos que proviniendo de la Unión Europea se destinarán a la recuperación de nuestra economía después del efecto negativo que aún está causando la pandemia del COVID19.

Es verdad que el impacto, si bien es de amplio espectro, viene dañando a unos sectores económicos de forma profunda, frente a otros que por las circunstancias han tenido mejor suerte. Por eso será muy difícil ordenar los elementos necesarios para no contribuir a mayores desequilibrios económicos.

La verdad es que, a tenor de nuestra forma de actuar, lo vamos a tener muy difícil. Para entenderlo quisiera enfatizar que carecemos, sin únicos culpables, de la capacidad de gastar todo aquello que prevemos hacer, estoy refiriéndome a que históricamente la administración pública gasta solamente un tercio de los recursos financieros que dispone en las partidas de inversión, porque en sueldos y salarios, la cuenta está al dedillo.

Claro que, si no disponemos de presupuestos generales del estado año tras año, evidentemente las prórrogas retrasan las decisiones y por tanto no pueden ejecutarse los fondos. Hemos visto que la necesidad de repetir elecciones generales ha supuesto, en definitiva, no haber conseguido los ciudadanos, elegir a nuestros representantes políticos, alineados políticamente para que puedan llevar a cabo acuerdos sólidos y sostenibles y garantizar una gobernanza política orientada a dar resultados eficientes y eficaces a los problemas planteados. Creo que no es nada bueno la dispersión en múltiples grupos políticos que esencialmente sus planteamientos no difieren mucho unos de otros, salvo la necesidad que tiene de agradar a sus parroquianos, a costa de no llegar nunca a acuerdos de interés para los ciudadanos.

El fondo europeo ahora en liza se llama Next Generation EU y España cuenta con una asignación de 140 mil millones de euros; si, si, han leído bien y de acuerdo con las previsiones establecidas por el gobierno el grueso de la inversión será aproximadamente el 37% para proyectos de transformación ecológica y el 33% para transformación digital. Los proyectos han de estar presentados en el primer cuatrimestre del próximo año. Los camarones tendrán que espabilar.

*Economista

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats