DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barreras pretende disponer de todos los terrenos de Vulcano el 1 de diciembre

Perderá su inversión si el Fogasa no acepta la subrogación | Renombra la empresa compradora como Astilleros San Enrique

Instalaciones de la antigua Vulcano. |   // MARTA G. BREA

Instalaciones de la antigua Vulcano. | // MARTA G. BREA

El grupo que encabeza el veterano empresario José Alberto Barreras Barreras (abril, 1932) ha abonado los primeros 350.000 euros en concepto de primera mensualidad por las instalaciones de la antigua Factorías Vulcano y gracias a un acuerdo de venta suscrito con la administración concursal. Como avanzó ayer FARO, se ha comprometido a pagar 200.000 euros mensuales hasta marzo, adicionales a los 70.000 que depositó en julio como depósito para poder lanzar una oferta por la centenaria atarazana viguesa. A partir de ahí, y en un escrito conjunto, el máximo accionista de Grupo Argos y los liquidadores de Vulcano han emplazado al Juzgado de lo Mercantil que permita escriturar la venta de la unidad productiva antes del 30 de noviembre; el equipo de Barreras pretende contar con la libre disposición de todos los terrenos –los que son propiedad de Vulcano y los de la concesión portuaria– desde el 1 de diciembre. “El acceso tendrá por objeto la preparación de los trabajos de puesta en marcha de las instalaciones e inicio de operaciones”, dice el documento. Si Argos renunciase a la compra, o se produjese cualquier “causa imputable al adquiriente” que pudiese frustrar la operación, los pagos mensuales quedarían en manos de Vulcano.

El escrito no incluye una eventual pérdida de los terrenos concesionados (25.095 metros cuadrados) como “causa imputable” a Argos. Sí el hecho de que no consiga convencer al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) para que acepte la subrogación de las deudas contraídas por Vulcano, que ascienden a 1,7 millones de euros. La empresa también ha solicitado la misma subrogación al ICO, en este caso por un pasivo de 2,54 millones. “Como contraprestación por este derecho de acceso, la adquirente abonará a Vulcano (sociedad en liquidación), desde que se inicie el acceso consentido hasta que este finalice, previa justificación, los gastos imprescindibles en los que incurra [el astillero] como consecuencia del mantenimiento de las instalaciones”. Según el informe de inventario redactado por los liquidadores, éstas “se encuentran en mal estado general de conservación y mantenimiento”.

La propuesta de compra entregada por el equipo de José Alberto Barreras en el juzgado estipulaba un plan de inversiones en tres fases. La primera, la que arrancaría en diciembre, se centraría en tareas de limpieza y desescombro, reposición de luminarias, reparación de grúas y acondicionamiento de rampas y winches. No indicó cuántos empleados contrataría para esta fase inicial, que se prolongará durante varios meses. La construcción de nuevas naves y talleres se acometería a partir del tercer año, en torno a finales de 2023, con escasos cuatro años de margen antes de la extinción de la concesión portuaria. Aunque el Mercantil no se inhibiese y los administradores concursales lograsen la venta de Factorías Vulcano como unidad productiva y acceso al mar, los terrenos concesionados deberán salir a concurso público en diciembre de 2027, como ha defendido siempre la Autoridad Portuaria de Vigo. Con todo, José Alberto Barreras pretende erigir en Teis el principal centro de reparaciones navales del sur de Europa. De inicio plasmó sus planes de mano de la sociedad Astilleros Meridional de Vigo (constituida en junio de este año como Parco Solar SL, para la explotación de energías renovables), y como tal ha firmado el escrito conjunto con la administración concursal. Pero la empresa ya no se llama así: el 30 de septiembre, según el Registro Mercantil, la rebautizó como Astilleros San Enrique –Enrique Lorenzo fue el fundador de la compañía, en 1919–, con dos millones de euros de capital social. En el documento entregado esta semana en el Mercantil el procurador José Francisco Vaquero firma como representante de Astilleros Meridional de Vigo, que como tal ya no existe.

El escrito al juez se entregó al mismo tiempo en que la Delegación del Gobierno en Galicia hacía lo propio para alinearse con la tesis del Puerto de Vigo, solicitando la inhibición del mercantil y defendiendo, por tanto, la extinción de la concesión. Entiende el organismo que dirige Javier Losada, como ha defendido el Consejo de Estado, que Vulcano perdió el derecho a disponer de los terrenos del puerto en el momento en que instó a su liquidación. El secretario comarcal de la CIG, Alberto Gonçalves, calificó de “boicot” el proceder de la Delegación del Gobierno, y volvió a reclamar un “compromiso real” de las administraciones para “recuperar la actividad industrial y el empleo en el astillero”. “Esta maniobra es un ataque brutal contra un sector estratégico”, abundó.

Aspira a ampliar la concesión de Huelva por hasta 40 años

Con la compra de Factorías Vulcano el empresario José Alberto Barreras, exaccionista del propio astillero o de Pescanova SA, quiere construir un grupo naval de referencia a nivel continental. Propietario de Med Gate Construcciones Navales (Ceuta) y accionista mayoritario de Arkin Pruva Yacht (Turquía), en junio asumió la concesión portuaria del desaparecido Astilleros de Huelva. A través de la sociedad Nuevo Astilleros de Huelva –nueva denominación de Eyquem Capital, una sicav familiar–, prevé solicitar una renovación de la concesión por un periodo de entre 35 o 40 años, ya que la actual es temporal.

Compartir el artículo

stats