Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ascenso a primera división industrial

Iberdrola entra en el ecuador del montaje del East Anglia One, uno de los mayores parques ‘offshore’ del mundo y artífice de una nueva edad de oro para el naval gallego

El parque East Anglia Julio Pérez

A bordo del Bokalift 1 se trabaja día y noche, aprovechando al máximo jornadas excepcionales como la de hoy, con una tregua de las inclemencias del tiempo típicas en el Mar del Norte. El medio centenar de operarios colocan en este justo momento el aerogenerador número 51 de los 102 que integran el East Anglia One, el mayor parque de eólica offshore de Iberdrola y uno de los más potentes en todo el mundo. Las torres llegan aquí, a unos 50 kilómetros de la costa del condado británico de Suffolk, de una pieza, montadas en el puerto. Se necesitan 144 tornillos para anclar estos gigantes de energía verde de 350 toneladas a su raíz, las jackets diseñadas y fabricadas en la factoría de Navantia en Fene. En paralelo, parte del equipo del barco prepara la góndola donde va la turbina y las palas, que se colocarán una a una.

Se sitúa a 50 kilómetros de la costa del condado inglés de Suffolk, en una extensión equivalente a 40.000 campos de fútbol y capaz de alimentar de luz a 600.000 hogares

“Es un trabajo complicado porque las palas, de 28 toneladas, son mucho más ligeras que las otras componentes y más sensibles al viento”, cuenta José Luis Morales, responsable de los aerogeneradores del megacomplejo marino. Pese a las enormes dimensiones de todo en el East Anglia One, ubicado en una extensión equivalente a 40.000 campos de fútbol y capaz de alimentar de luz a 600.000 hogares, la rutina se asemeja más a la precisión de un quirófano que a una cadena de maquinaria pesada. “Sí, pero depende de a quién le preguntes”, asegura Morales. “Los técnicos dicen que solo aprietan tornillos –apunta, entre risas–. La dificultad viene del diseño del aerogenerador y de la conexión entre los diferentes componentes del proyecto. Si eso está bien, es relativamente sencillo”.

El mayor parque eólico "offshore" de Iberdrola, a vista de pájaro

El mayor parque eólico "offshore" de Iberdrola, a vista de pájaro

José Luis Allegue lo sabe. De sus manos depende la estabilidad de las jackets que tanto aire están inyectando al naval gallego y su red de auxiliares. Lleva “cuatro años y pico” ensamblando colosos de acero y aún recuerda el día que sus jefes de Nervión Industries, subcontratista principal de Navantia, anunciaron el salto de los barcos a la columna vertebral de la eólica offshore. “Fue un cambio radical y no teníamos la menor idea al principio”, cuenta. Las dos compañías organizaron cursos de adaptación tras hacerse con el primer encargo de Iberdrola de 29 jackets para el parque alemán de Vikinger en 2015. En plena crisis de los astilleros de la comarca de Ferrolterra, faltaba carga laboral y sobraban las ganas. “Me tiré año y medio en casa y tuve que irme a Arabia Saudí –relata Allegue, en su historia personal de aquellos años previos a la diversificación del astillero público–. A mí y a mis compañeros nos da igual ahora hacer barcos que eólica. Somos muchas familias comiendo gracias a esto”.

Como la de su compañero José Luis Ponce, de la línea de andamios. El proyecto de Wikinger le permitió regresar del sur de España, a donde tuvo que emigrar tras pasar por Bilbao y la factoría viguesa de Barreras. “La eólica marina nos da mucha vida –subraya–. De ella dependen en mi empresa unos 100 trabajadores cuando en un barco con 30 te llegan”. Ponce empezó a los 19 años en Navantia y no puede disimular la emoción de volver a ver actividad en las gradas “y a chavales que pueden tener una perspectiva de futuro”. “Que todos los días salen para casa, pero para volver al día siguiente”, remarca, encantado con la idea de retirarse en este nuevo nicho de negocio.

Allegue, Ponce y Sánchez, en Londres y un momento de la proyección del documental “United by the wind” de Iberdrola Julio Pérez

Ambos son protagonistas del documental “United by the wind” (Unidos por el viento) con el que Iberdrola rinde un homenaje a la trastienda del East Anglia One y a las más de 1.300 personas de España, Reino Unido, Países Bajos y Emiratos Árabes Unidos, entre otros muchos países, que tejieron este hito de la industria offshore mundial, coincidiendo con el ecuador de su montaje. Allegue aparece en la película mostrando en su teléfono móvil la imagen de una de las jackets tras viajar a Holanda para cerrar los últimos flecos del engarzado. “Son como nuestros niños. Los ves nacer, crecer, funcionar… Es algo que creaste tú”, apela el operario, firme defensor de que la eólica marina no tiene absolutamente nada que envidiar a la industria naval convencional. “Si esto no es primera división industrial, no sé lo que es”, remata.

“El nivel de exigencia de estos proyectos es muy elevado y requiere una mayor implicación por parte de todos, así que es también una oportunidad para todos, un cambio en positivo para profesionalizarnos”, asevera Ana Sánchez, jefa de obra en Nervión Industries. “Nos da la oportunidad de diversificar porque nos permite seguir ayudando al sector naval en el astillero de Ferrol, pero además tener proyectos propios y seguir siendo el astillero quizá de referencia en Europa porque tocamos todos los palos del sector”, añade Raúl Rico, responsable de Diversificación de Navantia en Galicia, que contrapone “los años de caída en picado” en la construcción naval con llenar de nuevo el astillero y picos de casi 1.000 empleados. A ese nivel se moverá con el tercer contrato adjudicado por Iberdrola. Esta vez Navantia asume la totalidad de las 62 jackets del parque de 496 megavatios (MW) frente a la costa de la Bretaña francesa.

“United by the wind” ilustra a la perfección el efecto tractor en el que Iberdrola ha convertido la energía del futuro para la industria del presente. “Hay miles de personas que hacen un trabajo profesional, abnegado, renunciando a todo para que los demás tengamos servicio”, valora Ignacio Galán, presidente de Iberdrola. El East Anglia One funcionará al 100% a mediados de 2020 y cuenta ya con dos ampliaciones en cartera en el marco del actual plan estratégico de la compañía, con 13.300 millones en inversión. “Estamos trabajando en la autorización de dos proyectos más”, avanza Álvaro Martínez, Project Manager Director de Iberdrola en offshorecon lo que la potencia en esta zona llegaría a 4.000 MW, más incluso que toda la eólica en tierra encendida en Galicia.

Aerogenerador Parque eólico Marino East Anglia 1

Compartir el artículo

stats