18 de mayo de 2018
18.05.2018

Bruselas propone recortar hasta un 30% en 2030 las emisiones de los camiones

La Comisión Europea insta a España a aplicar ya la nueva ITV

18.05.2018 | 02:32

La Comisión Europea ha propuesto imponer unos objetivos de reducción de emisiones para grandes camiones del 15% para 2025 y del 30% en 2030, en ambos casos con respecto al los niveles registrados en 2019, al tiempo que ha planteado una estrategia para impulsar el desarrollo y la fabricación de baterías en el bloque comunitario. Bruselas presentó ayer su "paquete de movilidad", que está compuesto por una serie de medidas legislativas y planes de acción que tienen el objetivo de modernizar el sistema europeo de transportes a través de medidas para reducir las emisiones contaminantes de los vehículos, fomentar un tráfico más seguro y conseguir las soluciones tecnológicas más avanzadas.

Dentro de este conjunto de medidas, el Ejecutivo comunitario ha propuesto por primera vez el establecimiento de objetivos concretos para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de vehículos pesados, una categoría que cubre a los camiones y autobuses. Bruselas plantea un enfoque de dos fases dentro de su estrategia para reducir las emisiones de estos vehículos. Así, en una primera fase, se impondría una reducción de emisiones contaminantes del 15% para 2025 y del 30% para 2030 en comparación con los niveles registrados en 2019 para todos los nuevos grandes camiones, que acumulan el 70% de todas las emisiones de los vehículos pesados.

En la segunda etapa, a partir de 2022, se extenderían las reducciones al resto de vehículos pesados: camiones pequeños y autobuses. Además, se determinaría en esta revisión el objetivo final para 2030, puesto que el 30% planteado este jueves por Bruselas es una meta "indicativa".

Precisamente ayer la Comisión Europea amenazó con llevar a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) si en un plazo de dos meses no aplica las normas europeas sobre la inspección técnica de vehículos. Algo que España prevé hacer entre este mes de mayo y el de septiembre. En lo que ya no hay esperas por parte de la Comisión Europea es en el retraso por las normas sobre las cuentas de pago para garantizar una por persona con comisiones razonables. La multa diaria será de 48.919,20, frente a los 97.838,4 euros propuestos inicialmente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook