22 de febrero de 2017
22.02.2017

Tavares garantiza a Merkel que mantendrá las fábricas y los empleos en Alemania

El grupo francés ve "constructiva" la reunión con los representantes sindicales de Opel en el país

22.02.2017 | 02:22
Dos modelos de Opel en el salón de Francfort (Alemania). // Reuters

El presidente de la multinacional automovilística francesa Grupo PSA, Carlos Tavares, aseguró ayer a la canciller alemana, Angela Merkel, que, si prospera la compra de Opel, se mantendrán las plantas, inversiones y puestos de trabajo de la firma en Alemania (unos 19.000 empleos). El patrón de PSA y Merkel mantuvieron una conversación telefónica en la que la oferta de absorción sobre la filial europea de General Motors (GM) fue el "tema principal", según el portavoz del Gobierno alemán, Steffen Seibert.

El directivo portugués subrayó "que PSA preservaría la autonomía de Opel en el (nuevo) conglomerado y asumiría las garantías de factorías, inversiones y empleo", informó Seibert. Éste destacó además que, a su juicio, "ambas empresas se complementan bien". La llamada se produjo dos días antes de que la ministra de Economía alemana, Brigitte Zypries, viaje a París para entrevistarse con su homólogo francés, Michel Sapin, con el objetivo de discutir el proyecto de fusión entre PSA y Opel. Merkel ya aseguró la semana pasada que su Gobierno hará todo lo políticamente posible para que se mantengan las tres plantas de Opel en Alemania y todos los puestos de trabajo si se materializa la compra de la empresa por parte del grupo francés PSA.

Tavares y el director de recursos humanos de PSA, Xavier Chereau, también se reunieron con los representantes sindicales de Opel en Alemania en un encuentro calificado de "constructivo" por el fabricante galo, con vistas a la posible absorción de la filial europea de General Motors (GM). En este primer contacto, que se celebró el pasado lunes, participaron por parte alemana el presidente del sindicato IG Metall, Jorg Hofman, y el presidente del comité de empresa europeo de Opel, Wolfgang Schafer-Klug.

El encuentro, que según el grupo francés se desarrolló "en un clima de confianza y de transparencia", se dedicó a examinar el impacto de la "adquisición potencial" de Opel/Vauxhall por PSA en los acuerdos que ya existen entre ambas partes, la protección de las implantaciones y "la garantía de los empleos". A ese respecto, PSA "reafirmó su compromiso para respetar los acuerdos existentes en todos los países europeos y a continuar el diálogo con todas las partes".

Zaragoza

Preguntado por Efe si hay programada alguna reunión similar con los sindicatos españoles de Opel o con responsables del Gobierno español, un portavoz de la empresa respondió que "no se ha previsto por el momento". El portavoz hizo notar que "Opel tiene una gobernanza europea". En un comunicado, PSA subrayó su "voluntad de cooperar estrechamente con las instancias representativas del personal de Opel y con IG Metall para juntos encontrar la vía que permita crear con la dirección de Opel un campeón europeo con raíces franco-alemanas para proteger la empresa y sus asalariados".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook